Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

¿Podremos? ¡Podemos! Ganemos, Pudramos

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
¿Podremos? ¡Podemos! Ganemos, Pudramos

Los Rizos del Alba por José Torres

Hace tiempo que tengo forjada una sólida y personal opinión del arrastradero populista que regurgitó en el partido político “Podemos” y sus satélites. Y he de decir que nunca ha estado en mi ánimo perder ni tan siquiera un minuto en exponerla, o como mucho el tiempo de tertulia, en lo que dura un café.

Me desdigo ahora de ello, dada la quitada de careta que ha protagonizado el tal Pablo Manuel Iglesias Turión, individuo que es cabeza y coleta de “Podemos”, amén de presentador de un programa en la televisión pública de Irán, HispanTV, así como una tal Laura Casielles Hernández, erudita en temas árabes e islamistas, que parece ser la chica que le atiende los periodistas a Pablo Manuel.

Compongo este artículo a resultas de los horribles y viles asesinatos de personas inocentes e indefensas perpetrados en Paris, el pasado 13N2015, por musulmanes de exigua sesera, y por ende fáciles de lavarles el cerebro, transformados en fanáticos y cobardes yihadistas, engendrados con ADN de cien donantes.

Al día siguiente de los atentados, 14N, en una rueda de prensa en la sede de “Podemos”, Pablo Manuel Iglesias se quita un trozo de la careta que le cubre la jeta y viene a decir, mas o menos, que tras los atentados de París, la respuesta de su partido no es la venganza sino la de los valores democráticos, y que no se identifica con los acuerdos del pacto anti-yihadista firmado por PP y PSOE, porque “Podemos” no reconoce un pacto que reduce libertades y derechos civiles. O este tío no sabe lo que dice, o lo sabe muy bien, lo que es peor.

Diré de manera resumida, que en dicho pacto se establecen medidas para luchar contra los fanatismos extremistas difundidos por Internet y las redes sociales, al objeto de reclutar futuros terroristas, así como perseguir a quienes enaltecen el terrorismo. En otras palabras, se pacta el uso y alcance de medidas de vigilancia y seguimiento de internautas, de páginas Web, de anuncios, y mensajes sospechosos, que utilicen Internet como medio de propagación. ¿A que derechos y libertades se refiere Pablo Manuel? – ¿a los de los terroristas?

Pasadas otras 24 horas, el 15N, este individuo se quita otro trozo de la careta en un acto de la Embajada de Francia en Madrid.

Esto lo cuenta Andrés Herzog líder de UPyD, en su cuenta de Twitter. Y escribe: …acudí a la convocatoria para homenajear a las víctimas de los atentados de París, encontrándome allí, entre otros políticos, a Pablo Manuel Iglesias, junto a su jefa de prensa; y sigue diciendo: el de Podemos estuvo ausente en el minuto de silencio que se produjo, pero cuando sonó La Marsellesa se metió en primera fila para salir en la foto y acto seguido se fue. En «periodistadigital.com» leemos, que fue algo tremendo cuando el publico asistente al acto le espetó a Pablo Manuel Iglesias un ¡vete a la mierda! con énfasis musical.

Tras este saludo, ambos se largaron raudos, mientras el embajador francés agradecía al pueblo español sus muestras de solidaridad. Continua diciendo el líder de UPyD, que: la jefa de prensa de Pablo Iglesias – Laura Casielles – clama “putos fachas”, tras doblar la esquina de la embajada de Francia, donde cantaban La Marsella.

Demostrando así crasa ignorancia al emplear la palabra fascista contra quienes no tienen esa actitud.

Ella es la que se lo tenía que mirar, junto a sus compañeros de viaje, por militar en un partido de ocultos – ¿o no? – tintes totalitarios, y por tanto fascistas.

Con estas actitudes nos enseñan una parte de lo que son, de lo que representan, y de lo que piensan. Así es “Podemos”. A ver si algunos palmeros, al caer en la cuenta, se quitan la venda y van abandonando los tablaos y saraos. Pues es admisible que en un momento dado de la vida, cualquiera se vea atraído por el flautista de Hamelín de turno, que te atontolina y engaña.

Aunque esa condición una vez que la percibes dura lo que tardas en decir adiós. Lo que tiene peor remedio es cuando además de estar atontado, tocando las palmas, estás contaminado por la picadura del mosquito de la gilipollez, (Anopheles Gilipollii, de la familia Culicidae).

El ideario que subyace, y acecha, tras los sermones de los voceros de “Podemos” no es nuevo en absoluto, pues se corresponde con la letra de una vieja, muy vieja canción que, desde mediados del siglo XIX, se viene cantando por pueblos y naciones a las gentes que mayor grado de indefensión mental, cultural y espiritual presentan, pues esos son los únicos campos de cultivo donde pueden obtener buenas cosechas de votos, en su provecho.

Esta realidad es desconocida en muchos redondeles periféricos de “Podemos” – en el círculo central, no – así como por muchos de sus indignados votantes, que en gran medida los tienen embaucados, al hacerles creer que esa política es un milagroso ungüento que los salvará de todo, y a todos. ¡Aunque en parte es verdad! Pues trae visos de salvación, pero solo para los cuatro de la cúpula, y quizás para algún segundón confiado en libar el dulce néctar de algún cargo, mando, o mamporrería.

El embrionario “Podemos” asoma a la oficialidad el 17 de enero de 2014, orquestado desde, y por “Izquierda Anticapitalista” (IA), organización política que hasta el año 2008 se denominaba “Espacio Alternativo”, y que a su vez emanaba de la “Liga Comunista Revolucionaria”, que al final se integró en “Izquierda Unida” (IU). La misma que ahora se mete en la cama electoral de “Unidad Popular” (UP), en la que se acuestan juntos: Unidad Popular en Común; Construyendo la Izquierda-Alternativa Socialista; Batzarre-Asamblea de Izquierdas; Chunta Aragonesista; Izquierda Castellana; Izquierda Asturiana, y Segoviemos.

Menudo árbol genealógico…

Así pues, nos encontramos con el viejo y corrosivo destructor de libertades, el antidemocrático y despiadado comunismo. Alfa y omega del colapso de muchas naciones arruinadas por las promesas incumplidas de sus politburó, en cualesquiera de sus tendencias, da igual que sea marxista, trotskista, leninista, estalinista…, ya que al final siempre es la misma, la del tío José (Stalin): Lo mío para mi, ¿y lo tuyo? unas veces a medias, y otras “todo para mi”. Una antigua sentencia dice: Que un comunista es alguien que ha leído a Marx; y un anticomunista es el que lo leído y lo ha entendido. Aunque gran número de los que dicen serlo, al único Marx que conocen es a Groucho.

El igualitarismo esgrimido por los voceros de “Podemos” es una falacia sin visos de alcanzar la realidad nunca. Véanse los grandes fracasos que en el mundo han supuesto los regímenes enraizados en Marx y Lenin, o sea la gran mentira del comunismo, y no digamos nada de la versión populista del chavismo en Venezuela, o el castrismo en Cuba, acabando todos ellos en férreas dictaduras totalitarias.

Por otro lado, parece ser que la cosa de “Podemos” se gesta y nace de un papelote que lleva por título: “Mover Ficha: convertir la indignación en cambio político”.

Con este manifiesto, suscrito en Enero de 2014 por un puñado de individuos de “alto” intelecto y quizás de bajo sueldo, se encienden los motores de un viaje planificado con el fin de buscar, atraer, y convencer a los indignados, de que la culpa de sus situaciones personales, (sobre todo las laborales y económicas), la tiene todo “quisque” menos ellos.

Para así utilizar sus infortunios, y votos, a modo de hormigón con el que construir los cimientos del cambio político que propugnan y codician.

Por supuesto, ese cambio no es el de las vidas de los indignados, ni por asomo, sino el de los estatus sociales, sueldos y prebendas de Pablo Manuel, y otros artífices de la ralea “Podemos”, con mención especial para el Kichi, la Colau, y el Pepe López, (grosero e impresentable alcalde de Cartagena), que ya maman de la ubre del estado gracias a pactos pervertidos, y a los votos de los indignados sobre los que posan sus nalgas.

Si esto parece exagerado, nada más sencillo para comprobarlo que pesar en una romana el valor de sus situaciones laborales y patrimoniales, desde principios de esa formación política hasta hoy, así como sus proyecciones económicas y profesionales de futuro.

Como muestra, un botón:
Según consta en la propia Web del partido, los cinco eurodiputados de Podemos, en su periplo por el Parlamento Europeo, han ingresado algo más de 400.000 euros en 6 meses, entre el pasado enero y junio, sin contar las dietas de estancia – ¿qué vete tu a saber?

Como son tan buenos y solidarios, Pablo Manuel y sus compañeros donan cerca de 4.000 euros al mes para cumplir con su “ética” electoralista. Pero la trampa está en que ese dinero en ningún caso se lo ahorra el contribuyente, ya que lo donan a “Podemos”, o a proyectos sociales elegidos por ellos. Es decir, de una forma u otra, recae de nuevo en sus bolsillos.

Puestos a interpretar el manifiesto “Mover Ficha”, quizás concluiríamos con lo que podría ser la verdadera naturaleza de esta organización política, cuya esencia se resumiría en un diálogo entre dos actores ficticios, repasando una escena de la siguiente guisa:

Pablopanza: ¿Con los votos de los indignados PODREMOS ganar más, haciendo menos de lo que ahora hacemos?
Billetero: ¡ Si ! – garantizado.
Pablopanza: ¿Entonces… PODEMOS ?
Billetero: Claro, es la única manera de eso…, de que GANEMOS más.
Pablopanza: ¿Aunque la nación y la población empobrezca, y todo lo PUDRAMOS ?
Billetero: ¡ Si !, pero es un riesgo calculado ya que nosotros el politburó, la cúpula,
nos perpetuaremos de una forma u otra, “per secula seculorum”.
Bien sea como en Venezuela, y Cuba, o al menos como chupa-escaños
en el Congreso de los Diputados.

Ocupar un escaño de diputado ha supuesto a sus señorías, en este año, percibir unos ingresos por encima de 4.600 euros mensuales, según circunscripción y cargo, más tener a su disposición el uso de una tarjeta bancaria con 3.000 euros de límite anual, para gastos de taxis.

Que dirá el anti-casta, Pablo Manuel, y otros acólitos que lo acompañen al Congreso, cuando durante los próximos cuatro años vea como se mete al saco esas cantidades, en comparación con los 900 euros al mes que ganaba de profesor interino a tiempo parcial, antes de montar el teatro-circo de “Podemos”.

Pues dirá lo mismo que un recién nacido: llorar, llorar y llorar, hasta “pillar teta” de donde mamar.

Este jornal de diputado puede parecer excesivo, o no. Lo que si parece incoherente es que se lo metan al bolsillo políticos que, en lugar de basar sus programas de trabajo en proyectos factibles que dinamicen la vida de un país se dedican a ser juglares que van cantando por pueblos y aldeas romances electoralistas de solidaridad, de camaradería, de repartos equitativos y de igualdad. Propuestas quiméricas e ilusorias, sin base ni sustento alguno, que al final solo son brindis al sol con tal de captar votos suficientes que les permitan sacar el billete para sentarse en el sillón del “cargo”.

A mi, me parece estupendo que “Podemos”, “Ganemos”, y otros mantecados del mismo horno, existan como opciones políticas para el que quiera votarlas. Lo que no considero ético, y si una cobardía, es que se presenten enmascarados, sin mostrar las verdaderas finalidades que persiguen, y mas aún cuando sus mensajes los lanzan como salvavidas hacia un electorado de gentes que viven , en su gran mayoría, con el agua al cuello, los que ellos llaman indignados.
Cercano ejemplo tenemos en la realidad del pueblo griego, comparando su situación actual con las fantasías que Alexis Tsipras les prometía en los mítines de “Syriza”, el “Podemos” de Grecia.

Para concluir, en una democracia no caben quejas a toro pasado, por lo cual antes de caer hechizados por las artes de los “Podemos-Ganemos” de turno, el ciudadano simplemente tiene que prestar un poco de atención, para ver sus semblantes, escuchar sus discursos, sopesar sus propuestas y observar sus hechos. Más que nada, para luego no lamentarnos como aquel corregidor, bien intencionado, que regalo al tonto de la villa un paquete de tizas, y se encontró al poco tiempo con todo el pueblo pintarrajeado, y lleno de garabatos.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca