Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Palabras de Conchi Ramírez de Arellano en la entrega del Premio Nacional Gregorio Arcos al Teatro Victoria

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Palabras de Conchi Ramírez de Arellano en la entrega del Premio Nacional Gregorio Arcos al Teatro Victoria

En el Teatro Circo de Albacete la noche del 11 de octubre de 2016

Buenas noches:

Me gustaría en primer lugar, agradecer a La Asociación Nacional de Amigos de los Teatros Históricos de España (AMIThE), por estar aquí, por haber hecho posible que nos encontremos hoy en Albacete, en su histórico Teatro Circo, vuestra casa, nuestra casa.

Es un gran honor para nosotros, recibir este reconocimiento a una dedicación casi cotidiana que no siempre tiene momentos buenos.

Nuestra iniciativa, nació en un encuentro de un grupo de Facebook, Hellineros Ausentes. La familia Guerrero, generosamente, brindó su Teatro para aquella reunión de carácter privado. Nosotros, los que marchamos hace años a buscarnos la vida fuera de nuestra tierra que adoramos, no pudimos comprender, que Hellín, un municipio de 30.000 habitantes, no contara con un solo espacio cultural de un aforo aceptable; sin un lugar que pueda aprovechar para el teatro, para exposiciones de artes plásticas, la escultura, la pintura, para la música, la danza, para la poesía o la literatura, para el cine, para la fotografía, para las artes gráficas, para los videojuegos o para la animación. Ocho años. Toda una generación sin un lugar abierto, sin un espacio en marcha, sin acceso a la cultura que es libertad.

En aquel encuentro, todos tuvimos la ocasión de ver el estado excelente en que se encontraba el teatro. Un edificio que comenzó a levantarse en el año 1947 promovido por don José Guerrero Guirado, sobre un antiguo almacén de esparto. La obra fue llevada a cabo por los arquitectos don Julio Carrilero y don Miguel Ortiz. Se proyectó en 1.945, y se inauguró el 4 de marzo de 1949, con la película Días sin Huella.

En palabras de la académica Raquel Lacuesta, en el informe técnico que resume su historia:

“El 29 de noviembre de 2007 cerró las puertas el Teatro Cine Victoria de Hellín, y con él 58 años de la historia de la proyección cinematográfica de la ciudad. Varias generaciones de hellineros y de gentes de los alrededores habían acudido puntualmente, en años anteriores, pero sobre todo desde los inicios hasta los años ochenta del siglo XX, a ver los estrenos del cine, o a los conciertos que se celebraban con primeras figuras de la canción popular y moderna, o a obras de teatro o de

zarzuela… Hoy en día, de toda la oferta de esta clase de espectáculos que brindó Hellín en los siglos XIX y XX, no queda nada…”

Tenemos que dar las gracias a Elena, ya que en aquel encuentro tuvimos ocasión de hablar, ella manifestó la voluntad de sus hermanos de conservarlo intacto, el problema era la falta de recursos, de tiempo y de ocasión. Cuanto más me contaba, sobre las negociaciones de esos 8 años de inactividad, más me entristecía yo. Miraba esa lámpara, aquel Hall impecable rediseñado por Pepe Lozano en los años 70, los voladizos de las plateas con sus guirnaldas y lacerías, conservadas de manera impecable en el blanco y azul de los colores de nuestro pueblo…, mientras Elena hablaba, soñé, que el teatro Victoria a rebosar de gente de mi pueblo, asistiera a un concierto de Mozart; casi podía escuchar los violines en esas primeras notas de afinación. Soñé poder asistir a “Casa de Muñecas” y poder saborear a Ibsen con mis paisanos desde esa Fila 7, Soñé, soñé y soñé…

Gracias Elena.

Todo marchó sin pausa desde aquella ocasión. Sin gente que se implicara desde Hellín, la gesta era inviable. Soñamos con el despertar de amistades dormidas, andar codo con codo con personas preparadas y ancladas en su tierra, personas generosas y eficaces, personas de confianza y luchadoras… Qué difícil!! Pues parece que la tierra había girado libre durante tantos años, para hacerlo posible. Acertamos de pleno, y en cuanto la nombré se iluminó el proyecto. Gloria Andújar Tomás! Tu vales mucho!.

De ahí vinieron las tareas organizativas para comenzar. Hablar con los hermanos, sabíamos que tenían la voluntad de hacerlo, personas serias y trabajadoras, cada uno en su oficio, personas ocupadas que ajustaron su agenda para aquella presentación de alternativas; que decidieran por unanimidad, dejar en nuestras manos el proceso de arranque y puesta en marcha. Era el mes de Noviembre y allí estuvimos Gloria y yo con nuestro proyecto, Crear una Fundación en primer orden, o un Asociación Cultural como alternativa. La decisión era de ellos.

Aquella misma tarde, nos citaron a las 7 a puerta cerrada en el teatro, las luces se apagaron, hacía frío, nos sentamos delante, centraditas, aparecieron los títulos de crédito y en silencio disfrutamos “Cinema Paradiso” entre las lágrimas de todos… Fue la mejor manera, la más emocionante decirnos que SI.

Nos os vamos a aburrir con la tarea ardua de legalizaciones, Gloria sabrá y guardará en su haber, los paseos, las cartas, los notarios, las documentaciones, ese protectorado de Toledo que siempre está tan lejos,

la Hacienda, los bancos, la prensa, los papeles, las negativas y las dificultades. Una tras otra las fuimos despejando y aquí estamos.

Mientras tanto, desde esa mi experiencia de asociarme, fuimos confeccionando y aprobando cada uno los procedimientos de trabajo, la máquina dispuesta y muy pocas personas en el ruedo, hacían falta manos. Las de Javi Guerrero, ilusión imparable desde siempre, pieza fundamental de nuestra historia, el elemento joven que nos perpetuará, y que tiene delante el reto más humano de cuantos nos rodean, el reto de aprender. Vamos Javi!

Qué decir del trabajo insaciable de Teresa Fernández, las horas, los días y los meses, las reivindicaciones tan precisas, esa que nos recuerda quienes somos, y para qué estamos. La que cuenta y recuenta cada céntimo nuevo, la que está con los pies en la Tierra. ¡Inviable sin ella!

En orden cronológico, María Jesús López Iniesta, se ofreció voluntaria al final de un concierto. Ahí está para todo, una más de esta Junta Directiva, haciendo hueco en su apretada agenda, generosa, unida a nuestro sueño que es el suyo, elevar la cultura a un nivel suficiente, que ponga en movimiento las aspas del molino de la maltrecha economía de un pueblo en depresión. La de las estadísticas, la que mira los datos que os contamos:

Desde Septiembre a Diciembre de 2015 17550 personas en realidad UAC en término acuñado por nosotras: Unidades de Acceso a la Cultura, 69669€ de recaudación.

Desde Enero a Agosto de 2016 25464 personas 86921.80€ de recaudación.

De esos recursos, y obedeciendo a nuestros estatutos, el 70% se ha dedicado a eventos culturales, el 30% a la recuperación material de teatro.

Hemos hecho conciertos, matinales infantiles, hemos hecho cine, musicales, graduaciones, hemos hecho teatro.

No puedo dejar de agradecer a nuestros Voluntarios, representados esta noche aquí por Cristina, Marina y Fernando, sólo el encabezado de una lista más larga, jóvenes comprometidos que nunca fallan.

Serían muchos nombres los de nuestros socios colaboradores, esos que han creído en el proyecto, que aportan en la medida de sus posibilidades esa cuota periódica, que nos permitió nacer, y nos permite Sobrevivir. En nombre de todos ellos, Don Francisco Valcarcel, el primer movimiento de nuestra cuenta bancaria.

Como no, he de hacer referencia la Familia Guerrero. A José Guerrero Guirado, donde quiera que estés, a Manuela Labrador del Amo por estar con nosotros.

Agradecer a Pepe, Antonio, Manolo, Armando, Elena y A Mavi nuestra Presidenta, por tantas y tantas cosas…

Yo siempre digo, que las asociaciones, sólo tienen sentido, cuando determinados bienes y derechos especialmente protegidos, resultan imposibles de cubrir, porque las administraciones, las empresas, o el resto de iniciativas privadas no pueden planteárselo. La cultura es uno de ellos, queda desatendida y cae en manos de nadie. Pero vale la pena, sólo por haber visto a los chicos de un colegio especial de nuestro pueblo, aplaudir como locos ante la sensación extraordinaria de poder ir al cine, sentarse en sus butacas, o en sus sillas de ruedas, ver hacerse el silencio y apagarse las luces y con un comportamiento exquisito, disfrutar de dos horas de película a los catorce años. Una experiencia nueva inolvidable, que se repetirá.

Ahora toca pedir, pedir es una de nuestras esenciales responsabilidades. Pedir a las autoridades aquí presentes, a la Diputación de Albacete, que tenga siempre un sitio para el Teatro Victoria, en esa Bolsa de vinculación con la cultura que sabemos que existe.

A nuestro Ayuntamiento, necesitamos tánto y tánto… Y solos no podremos!

A Pepe Sacristán, al que felicitamos, y no desperdiciamos la ocasión para pedirle ese esfuerzo solidario, que a él tanto le gusta, de venir hasta Hellín, visitar el Teatro, y recitar a Hernandez o a Machado para abrir esa puerta y a lo grande, la de los recitales, la de los monólogos, la de la poesía…

Hablemos de futuro, esperemos la colaboración de nuestros administradores, y aclarar, que con ellos y sin ellos, con nosotros y sin nosotros, Hellín tiene un teatro abierto, y el proyecto seguirá.

Este premio que hoy recibimos, nos compromete a seguir, nos impone llegar a la altura que exige. Un impulso inestimable que nos coloca muy por delante del lugar que ocupamos. No nos quedará más remedio que saltar el listón y seguir a la altura.

Muchas Gracias a todos.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca