Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Otro invierno más, para el convento franciscano

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Otro invierno más, para el convento franciscano

Vicente Mas Sánchez

Pasan los días, los meses, los años y pasan los inviernos para el convento franciscano de Hellín, e imperturbable y como victima propiciatoria de nuestro tiempo, “hay está viendo pasar el tiempo” como reza la canción de Ana Belén.

Hace justamente un año, por estas mismas fechas, comprobábamos con cierta alarma como caían escombros de la techumbre sobre la bóveda situada en el altar del citado convento. El paso inexorable del tiempo y las lluvias habían hecho mella en la cubierta y en otras partes del edificio sobre las que no se habían acometido ningún tipo de actuaciones encaminadas a su rehabilitación y conservación.

En febrero del 2015 la Plataforma Convento de Franciscanos elaboró un informe que hizo llegar a la administración regional para incoar expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para el convento franciscano, obteniendo el más absoluto silencio como respuesta. Posteriormente, con la llegada de un cambio de gobierno a Toledo y al Ayuntamiento de Hellín, la Plataforma hizo entrega del mismo informe al alcalde de Hellín, D. Ramón García, para que lo trasladase al gobierno regional para intentar conseguir la citada declaración de BIC para el convento, y la respuesta ha sido exactamente la misma, silencio. A día de hoy no se ha llevado a cabo ninguna declaración para la protección del inmueble franciscano, sabedores todos nuestros gestores políticos del lamentable estado de conservación en que se encuentra el convento y el riesgo de perder uno de los edificios más emblemáticos del siglo XVI que poseen los hellineros, tanto por su claustro renacentista como por su camarín rococó, de los más importantes de la región, donde se conservan los lienzos del Padre Villanueva; amén, del rico patrimonio escultórico que se guarda en su interior.

Por tanto, todo este rico patrimonio, tanto artístico como cultural, otro año más, corre el riesgo de perderse por el escaso o nulo interés de nuestros gestores políticos por llevar a cabo su conservación y rehabilitación. Sin olvidarnos, que es el propio Ayuntamiento de Hellín quien pose la titularidad sobre este singular edificio, lo que hace todavía más incomprensible su dejadez y descuido. Lamentablemente, esta inacción se suma a otras iniciativas que año tras año escuchamos en ruedas de prensa donde se nos prometen buenas acciones y mejores intenciones, pero que al final quedan en eso, en meras intenciones que no ven resultados en el tiempo. Para ejemplo, véanse los casos, no solo del convento franciscano; a éste hemos de sumar la puesta en funcionamiento algún día del Museo de Semana Santa y como no, el archiconocido Parque Arqueológico del Tolmo de Minateda que ha pasado por tantos anuncios de apertura e inauguraciones, que los ciudadanos de Hellín y de la provincia leen con apatía y desgana cada noticia que aparece en los medios de comunicación sobre la próxima puesta en marcha del Parque Arqueológico.

Pues bien, este artículo, lejos de lo que pudiera parecer, no es una llamada de atención a nuestros gobernantes tanto locales como regionales -ellos ya han dado muestra de su inacción y desinterés por asuntos culturales- sino a la ciudadanía, para que tomemos conciencia que cada día que pasa corremos el riesgo de perder nuestras señas de identidad: los monumentos que a través de los años levantaron nuestros predecesores. Edificios que marcaron la historia de nuestro pueblo, como son el mencionado convento franciscano, la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción, la ermita del Rosario y otros que ya han desaparecido o llevan camino de ello, como la casa señorial de los Salazar. No podemos perder estas huellas del pasado, porque sino, estaríamos renunciando a nuestra historia y un pueblo que olvida su historia y su pasado, está condenada a perder su memoria. Entre todos debemos hacer comprender a nuestros políticos, tanto locales como regionales, que la declaración de BIC para el conjunto conventual de franciscanos es una necesidad apremiante y urgente, para que el mismo, se pueda acoger a ayudas económicas para su conservación y rehabilitación, y más adelante su puesta en valor para uso y disfrute de todos los ciudadanos. No podemos seguir esperando noticias dadas con cuenta gotas, que lo único que pretenden, es cada poco tiempo poner sobre la palestra estos asuntos para dar a entender que se sigue trabajando en ellos, pero que el resultado y a la vista está, es siempre el mismo: dentro de unos meses…, en próximas fechas…, para el año próximo…

Un año más ha llegado el invierno y con él las lluvias tan beneficiosas para el campo pero tan perjudiciales para los inmuebles abandonados. Desde hace un año, prácticamente no se ha hecho nada en el convento, y probablemente estas lluvias incidirán negativamente, tanto sobre las cubiertas como sobre la estructura del edificio. Urge hacer un exhaustivo informe del estado actual del inmueble, así como un inventario pormenorizado de los bienes que se custodian en su interior y hacerles comprender, tanto al equipo de gobierno municipal como a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, que esta situación no puede continuar así ni un día más, pues las circunstancias pueden hacer irreversibles los daños y lamentar una pérdida de la que después nadie querrá asumir responsabilidades.

Las actuaciones que hay que acometer sobre el convento son urgentes y es necesario hacerles comprender a nuestros políticos, que aparte de que la Vuelta a España retorne nuevamente a Hellín, hay otras necesidades más apremiantes y urgentes que hay que acometer. Y se hace necesario hacerles entender, que los hellineros no queremos lamentar la desaparición de un edificio que es parte de nuestra historia y del que todos nos sentimos orgullosos, y que todos tenemos la obligación ineludible de conservarlo y legarlo a la posteridad, para que nuestros legatarios disfruten y se sientan orgullosos de nuestro patrimonio. Por lo tanto, hay que tomar decisiones ya, pues el tiempo juega en nuestra contra.

Hago un llamamiento a todos los ciudadanos, para que entre todos, hagamos comprender a nuestros gobernantes, que las soluciones para el convento de franciscanos hay que darlas lo antes posible. Incoando el expediente para la declaración de BIC del edificio a la mayor brevedad y llevando a cabo un plan de rehabilitación en el plazo más conciso posible. Sobre su uso o posibles convenios de colaboración con otras entidades religiosas, todavía queda tiempo para llegar a posibles acuerdos, pero el edificio muestra graves heridas sobre las que hay que actuar ya, para evitar que el mal termine extendiéndose por todo el convento.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca