Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Ni referéndum catalan y ni separatismo

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Ni referéndum catalan y ni separatismo

José Alarcón Molina

Fracaso total del “Desafío Independentista” del ex Presidente de la Comunidad de Cataluña, Carles Puigdemont, un “huido de la Justicia” que ha dicho que “había preparado Euros (debería aclarar la procedencia de ese dinero, por si era Oficial) para marcharse a Bruselas, antes de que se pusiera en marcha el Artículo 155 de la Constitución Española de 1978”. Lo escandaloso de este dirigente político, es que “ha dejado en la cárcel al Vicepresidente de su Gobierno y a 6 Consejeros, más la Presidenta del Parlamento Catalán señora Forcadell, que se ha librado de un largo encierro, porque ha declarado ante el Juez que la aprobación de la “Declaración Unilateral de Independencia era simbólica y que aceptaba la aplicación del Artículo 155 de la Constitución. Pagando además 150.000 Euros de fianza”.

Este fracaso final del “desafío Independentista” de Puigxdemont, que nos ha tenido a los españoles “muy preocupados durante más de dos meses”, merece un buen castigo y el más grande de los reproches por los daños colaterales que ha provocado: “Una huida masiva de los Consejos de Dirección y la Fiscalidad de más de 2000 Empresas grandes, medianas y pequeñas; un importante descenso del “consumo” en el Comercio catalán; un 23 % de consumidores del resto de España que “no compran productos Catalanes, con un aumento del porcentaje de los mismos” diariamente; y la posible pérdida de dos grandes Proyectos Internacionales, que ante la mala situación que se ha planteado en Cataluña, están ahora mismo detenidos”. Esto en cuanto a las “pérdidas Económicas”. Pero ha existido un “fractura social” de una gravedad mucho más significativa, como ha sido la “división de la convivencia familiar y de la sociedad Catalana” entre los que son “españoles y catalanes” y los que dicen ser solo “catalanes”.

El Presidente del Gobierno de España don Mariano Rajoy, antes del 1-0 señalaba que el proceso Catalán había que tratarlo con “mucha prudencia” por los enormes “daños que podía provocar”. Sabía bien lo que decía, y aunque había medios de comunicación y millones de españoles que “le pedían intervenir rápidamente y con energía”, adoptó la adecuada prudencia para evitar los “males que sabía se iban a producir”. La escasa capacidad política de Puigdemont y su Gobierno, saltándose la Constitución y la responsabilidad que tenía como representante del Estado Español, hizo inevitable que el Tribunal Constitucional y la aplicación del Artº 155 entraran en acción y aplicaran las medidas que debía haber evitado el Gobierno de Cataluña; “La convocatoria de las Elecciones por parte de Puigdemont, como Presidente del Gobierno de Cataluña, habrían evitado los gravísimos problemas que está empezando a vivir Cataluña, y que lamentablemente también afectan a toda España”.

Si el independentista Puigdemont se hubiera acordado de lo que pasó con el otro independentista de hace 83 años, aquél histórico Campoy, en estos momentos Cataluña que llevaba una extraordinaria línea de “progreso y desarrollo”, no se vería “frenada y paralizada” como lo empieza a estar. ¡Unos malos gobernantes producen daños irreparables a los pueblos que dirigen. Y el “proceso Catalán” como se ve, es un ejemplo de “malos gobernantes”!

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca