Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Nenes, se os ve el plumero

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Nenes, se os ve el plumero

Antonio García

Se llama Lagarder Danciu, es rumano, gitano, gay y activista político. Se denomina a sí mismo <<sin techo>>. Por decisión propia. ¿Le conocen ustedes? ¿Han oído hablar de él? Confieso que yo no, a pesar de sus amoríos con Podemos. Personajes que, francamente, siempre me la han traído al fresco. A este lo descubrí hace poco en artículos periodísticos publicados en las redes sociales y despertó mi curiosidad.

La verdad, tras lo leído sobre él, a mí este jambo no me la mete. O sea, que no me la da con queso. Que se le ve el plumero.

Para quién no tenga ninguna referencia suya diré, sucintamente, que este impostor, este auto pretendido héroe de 35 años estudió Sociología en Rumania, emigró a España escapando del comunismo de Ceaucescu (dice él), desempeñó varios trabajos y últimamente sirvió, durante nueve años como traductor jurado para los juzgados y la policía. Hasta que una mañana al levantarse dijo: <<¿Qué hace un chico como yo en un trabajo como éste?>>. Y sin pensarlo dos veces dejó todo trabajo, se lanzó a las calles, tomó el oficio de pobre y “ocupa” y se dedicó a vivir de los demás. O sea, de la caridad ajena.

Que esto fuera así, pues resulta chocante, excéntrico, curioso, pero no merecería más atención y ni mucho menos un artículo en esta digna revista semanal.

Y es que verán, de estos trotamundos por cuenta ajena, de estos predicadores de las mil injusticias sociales pasadas, presentes y futuras –pero sin dar golpe-, de estos teatreros que buscan cada día su minuto de gloria, no me fío ni un pelo. Mucha pose, mucha chamusquina.

Oficio: viajar por todas las ciudades españolas, fotografiarse con indigentes, reventar conferencias y actos públicos que no le gustan, ensalzar al Che Guevara y a Fidel Castro y montar jaleo para que se hable de él y se le retrate con cara de bueno. Y decir gilipolleces, claro, que hoy día es la mejor manera de escalar a la fama, dada la cantidad de tontos por metro cuadrado que habitan este país.

Este sin techo defensor de los pobres come de Caritas y de cualquier convento de monjas que se cruce en su camino. Amén de simpatizantes que de cuando en vez le invitan. No parece “desnutrío”. Dicho en claro, dejó voluntariamente su trabajo para vivir de los demás. Pero lo chusco del caso es que critica a muerte a la Iglesia Católica, a Caritas, a las monjas y a quien se ponga a tiro. Vayan por delante algunas perlas del jambo: <<La Iglesia mata>>. << Nos están dando comida caducada, miles de millones de euros para la Iglesia Católica, es una vergüenza, miles de personas nos estamos muriendo. “Basta ya de caridad”, queremos solidaridad. Sois la mafia, la Iglesia es el diablo en la tierra>>. Frasecitas que hizo públicas para los anales de la estupidez y la cara dura, interrumpiendo una rueda de prensa que daba el arzobispo Carlos Osoro. ¿Lo van cogiendo?

Este sufridor callejero, este necesitado que acude a Caritas a comer, seguramente no sabe que “caridad” significa: actitud solidaria con el sufrimiento ajeno, auxilio que se presta a los necesitados, etc.

Pero es que el nene, después de que unas monjas a las que acude le den manduca, al salir dice que “eso le humilla”. Quizás lleve razón, sabemos que lo que más dignifica al hombre es el trabajo, pero… ¡Tendrá morro! Eso no es ser pobre, es ser miserable.

Mas no conforme con eso el bufón, y en consonancia con la más radical izquierda cristianóba, en Enero pasado acusaba a Caritas de hacer negocio con la pobreza… No lo sabe él bien. Yo en concreto he comprado acciones de Caritas que, como todos sabemos, se cotizan al alza en bolsas como Londres, Nueva York, Tokio, etc, junto a Gas natural, Telefónica, Repsol, ACS… Y no podía ser de otra manera, porque como él sabe de buena tinta, Caritas es una ONG propiedad de Opus Dei.

No se si hartarme de risa o echarme a llorar. ¡Cuanta ignorancia y cuanta mala leche! Pobre estúpido, acusa a la Iglesia de matar y por ejemplo no sabe, o no quiere saber que su admirado Che Guevara causó miles de asesinatos en Cuba y creó un campo de concentración para homosexuales. Y Fidel, la muerte y el hambre de miles de cubanos. Sin embargo dice que “el comunismo nunca se ha llegado a llevar a la práctica”. Joder, si se aplica de verdad…

Lo curioso es que dispone de móvil de última generación y ordenador portátil. Y viaja en tren constantemente. Y digo yo que los habrá conseguido y los mantendrá, y pagará los desplazamientos por esa caridad para con él que tanto desprecia. Pero en fin, sea como fuere, el muchacho se está abriendo un hueco en el mundillo de la fama y, con un poco de empeño, no tardará en quitarle el primer puesto de los 40 principales sinvergüenzas a Willy Toledo. No crean que es nada fácil llegar a la cima del Rankin cuentista-bazofia.

Y para terminar, una pregunta: ¿Qué tendrá la Iglesia Católica que todo desaprensivo pegafuegos, todo paleto izquierdista y malasangre la quiere destruir, a pesar del bien que hace?

Y una aseveración: jambos como este viven, no lo duden, de sustanciosas remuneraciones pagadas por “algún” sistema corrupto y totalitario, elegidos, cuales sicarios para representar tan demagógica y populista obra de teatro.

O sea, que se les ve el plumero.

 

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca