Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Mahoma y el Islam (III)

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Mahoma y el Islam (III)

El Corán

Antonio García

Una vez hemos visto en los dos artículos anteriores –de manera muy resumida- cómo nació el Islam, creo que conviene explicar algo sobre su libro sagrado, el Corán, que para los musulmanes contiene la palabra eterna e increada de Dios. El mundo musulmán se rige, en todas sus manifestaciones por el Corán y la Sunna, recogiendo ésta última todo lo que ha “dicho”, “hecho” o “corroborado” el Profeta Muahmmad (Mahoma). Y aquellas cosas que, sin hacerlas él, permitió o prohibió. La tradición.

¿Y por qué todo esto? Porque creo bueno y conveniente que, dado el conflicto y debate actual sobre el tema del yihadismo, la inmigración, el Multiculturalismo, la Alianza de Civilizaciones y la ceguera política europea y española en particular (o no tan ceguera) deberíamos de estar un poco al tanto de cuales son las bases ideológicas y religiosas de una inmensa cultura que abarca a más de 1.500 millones de personas en todo el mundo. En particular, de aquellas partes del Libro que tienen mucho o todo que ver con lo que algunos llaman hoy “Religión de Paz”, refiriéndose al Islam. El Corán consta de 114 “azoras” o “suras” (capítulos) que contienen a su vez 6.348 “aleyas” o versículos. Aquí solo trataremos, para lo que interesa, de algunos versículos. Me limitaré a transcribirlos de acuerdo al Corán que poseo, editado por Planeta en 1991 y traducido al español por Juan Vernet, catedrático de lengua árabe de la universidad de Barcelona.

El Corán es una religión monoteísta con cinco pilares fundamentales: la profesión de fe, la oración ritual cinco veces al día, el ayuno durante el mes del Ramadán, la peregrinación a La Meca al menos una vez en la vida y la limosna. Pero hay un sexto pilar fundamental del que poco o nada se quiere hablar, por lo políticamente incorrecto, tan fundamental como aquellos: Al-Yihad (la Yihad). El que practica Al-Yihad tiene el paraíso asegurado. Comprobémoslo.

Sura 5:33.- La recompensa de quienes combaten a Dios (Alá) y a su Enviado (Mahoma), y se esfuerzan en difundir por la tierra la corrupción, consistirá en ser matados o crucificados, o en el corte de sus manos o pies opuestos, o en la expulsión de la tierra que habitan. Esto será su recompensa en este mundo. En el otro, tendrán un tormento enorme.

Sura 5:51.- ¡Oh, los que creéis! No toméis a judíos y cristianos por amigos: los unos son amigos de los otros. Quien de entre vosotros los tome por amigos, será uno de ellos. Dios no conduce a la gente injusta.

Sura 8:12.- Acordaos de cuando vuestro Señor inspiró a los ángeles: <<Yo estoy con vosotros. ¡Permaneced firmes quienes creen! ¡Arrojaré el pánico en el corazón de quienes no creen! ¡Golpeadlos encima del cuello! ¡Golpeadlos en las yemas de los dedos!>>.

Sura 8:13.- Esto, porque ellos están apartados de Dios y de su Enviado, y quienes se apartan de Dios y su Enviado son castigados, Pues Dios es terrible en el castigo.

Aleya 8:39.- ¡Combatidlos, hasta que no exista tentación y sea la religión toda de Dios! Si abandonan la idolatría serán perdonados, pues Dios ve lo que hacen.

Sura 9:5.- Cuando terminen los meses sagrados, matad a los asociadores (los cristianos, por asociar a Jesús con la Divinidad) donde los encontréis. ¡Cogedlos! ¡Sitiadlos! ¡Preparadles toda clase de emboscadas! Si se arrepienten, cumplen la plegaria y dan limosna, dejad libre su senda: Dios es indulgente, misericordioso.

Sura 9:29.- ¡Combatid a quienes no creen en Dios ni en el último Día ni prohíben lo que Dios y su Enviado prohíben, a quienes no practiquen la religión de la verdad entre aquellos a quienes fue dado el Libro! Combatidlos hasta que paguen la capitación (tributos y contribuciones) por su propia mano y ellos estén humillados.

Sura 9:33.- Él es Quien ha mandado a su Enviado, con la dirección y la religión verdadera, pera que prevalezca sobre todas las religiones, aunque los asociadotes (cristianos) lo odien.

Sura 9:123.- ¡Oh, los que creéis! ¡Combatid, entre los infieles, a quienes os rodean! ¡Encuentren en vosotros dureza! Sabed que Dios está con los piadosos.

Sura 47:4.- Cuando encontréis a quienes no creen, golpead sus cuellos hasta que los dejéis inertes; luego, concluid los pactos.

Sura 58:5.- Quienes se oponen a Dios y a su Enviado serán derribados como fueron derribados sus predecesores. Ciertamente hemos hecho descender aleyas manifiestas. Los infieles tendrán un tormento despreciable.

Hay muchísimas más, pero no nos queda espacio.

Uno de los juristas más importantes y más radicales de la historia del Islam, Ibn Taimina (1263-1328) explica este dicho de Muhammad, en su libro, Manhaj Al-Sunna Al-Nabawiya: “Al-Yihad es un pilar santo en el Islam y es preciso para todo musulmán luchar contra el infiel. Cualquier buen musulmán o practicante de pecados graves, si mata y muere haciendo Al-Yihad, se considera un mártir y por ello, le serán borrados todos sus pecados y ganará el paraíso con todos sus placeres. Al-Yihad es la única forma que tiene un pecador grave de redimirse (Sura 9:111) “Allah ha comprado a los creyentes sus personas y su hacienda, ofreciéndoles, a cambio, el Jardín. Combaten por Allah: matan o les matan.

Así pues, Al-Yihad es la única salvación para un arrepentido musulmán que comete uno de los pecados graves.

Ustedes mismos.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca