Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Los héroes también defraudan

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Los héroes también defraudan

Antonio García

Señoras y señores, hoy, día en que escribo este artículo para el Faro de Hellín, queda inaugurado oficialmente el verano. Llevamos de estío desde las 6:24 de la madrugada, y este mediodía el sol ha alcanzado su máxima altura sobre nuestras cabezas. Lo cual no nos preocupa en absoluto, nos importa un rábano y no nos lleva a ninguna parte. Salvo a seguir sudando. Pero era una forma de decirles que, con la que está cayendo, ni un servidor tiene ganas de escribir ni seguramente ustedes de leer. Pero hay que rellenar la página semanal. De manera que he pensado en algo que con una cerveza fresca sea fácilmente digerible. Y miren por donde, me han venido a la cabeza los héroes del balompié. Deporte del que sé lo justo, tirando a poco, pues jamás me he leído un Marca o un As… Creo que no hay más, ¿verdad? O sí… Bueno, para el asunto da lo mismo.

La cuestión es que, desde hace algún tiempo, me llama la atención el idilio que algunos deportistas afamadísimos mantienen con Hacienda. Una tormentosa relación que se me antoja llena de infidelidades, de desconfianzas, de ocultamientos… ¡cuando Hacienda somos todos! Esa omnipresente empresa pública de la que todos somos accionistas. La única y verdadera “casa del pueblo” en la que, sin ir más lejos, ayer mismo invertí unos eurillos de nada que había ahorrado durante un año, para donarlos voluntariamente y de mil amores a la caja común de todos los españoles. Junio tiene esas cosas, que a pesar de la abrasión solar, nos ofrece la oportunidad de ser felices soltando pasta gansa al erario público, sabedores de que los políticos, administradores de nuestra fortuna, no se lo llevarán todo. Y que algo dejarán para asistir a los ciudadanos, tan confiados como estamos en las promesas electorales.

Pero me estoy desviando, porque la cosa iba de los héroes balompédicos. Y resulta que, como todos saben, algunos de tan valientes gladiadores llevan algún tiempo, según nos informan los medios, con el alma en vilo. Y a lo mejor hasta justificadamente. Porque los grandes jugadores, los que arrastran a las vehementes masas incondicionales, idolatrados por grandes y chicos, han de pagar tanto a Hacienda por lo que ganan, que seguramente no les queda a ellos suficiente para darse unos caprichitos. Y eso, oigan no es justo. Que se lo sudan bien sudao.

Que si Messi le birló a Hacienda 4,16 milloncejos de nada, mas la multa que ignominiosamente le pusieron de otro millón no sé cuantos. Que si Ángel Di María ocultó 1,3 millones. Que si el Fiscal denuncia a Falcao y Coentrão por esconder siete millones. El señor Mourinho tuvo que cascar 2,1 millones de sanción, expedientado también por alguna tontería de éstas. Curiosamente sus asesores, al conocer la cantidad de la sanción dijeron que <<eran excelentes noticias>>… ¿Por qué sería?

Pero es que ya para colmo hasta ¡van a por Ronaldo! Según parece, el pobre tendrá que pagarle a Hacienda 14,7 millones de euros si quiere evitar la prisión. ¡A dónde vamos a llegar! Según un periódico de tirada nacional, el Cristiano desvió 150 millones de euros a un paraíso fiscal. Bueno, ¿y qué? ¿Pasa algo? Dice un proverbio anónimo que <<el arte no es ganar dinero, sino mantenerlo>>. ¿Y qué mejor que mantenerlo en un paraíso, que en definitiva es un lugar bueno, feliz, alegre, esperanzado… al que todo el mundo aspira? O sea, que no veo yo a santo de qué tanta mala leche de fiscales y Hacienda. A ver, ¿quién no guarda algo “debajo del colchón”? Pues esto de los futbolistas es casi lo mismo, solo que un poco más a lo bestia. Hemos de comprender que un colchón tiene sus limitaciones.

Además, seamos sinceros, ¿qué han hecho estos chavales que no haríamos usted y yo? Como decía nuestro gran Lope de Vega, <<El oro es como las mujeres, que todos dicen mal de ellas y todos las desean>>. Y joder, que no son políticos, que se trata de futbolistas de primera. Hay, o debe de haber una diferencia, ¿no? Porque no es lo mismo “no ingresar en la caja” que “llevárselo de la caja”.

Yo no sé cuántos profesionales del balón tendrán sus ahorros en el “paraíso” ese, pero lo de los cargos políticos, a juzgar por las noticias diarias es que se pasa de castaño oscuro. Lee uno la prensa y da la impresión de que tres de cada dos se pringan a sus anchas. Y luego eso de la celeridad judicial. Porque espérate y no corras para ver a algunos condenados y enchironados. Delinquieron <<presuntamente>> hace un porrón de años, y puede que termine el siglo sin que veamos en qué queda la cosa.

De todas formas, con los políticos a muerte. Y si usted no se indigna por el “affaire” de uno de los suyos, ya habrá alguien de otro partido que le saque los higadillos. Y está muy bien. Impunidad, cero. ¡Pero meterse con los héroes del balompié! Por favor… Cuanta gente no daría lo que fuese por mear en la misma tapia que Ronaldo, Messi, etc. O por pasar bajo su sombra. O por echarse una jamba como las que ellos se gobiernan… (con perdón de las feministas).

Con los políticos, el paredón. Con los futbolistas mediáticos, el perdón. Que eso de que todos somos iguales, es una burda patraña. ¡Dios mío, si meten en la cárcel a la estrella de mis estadios! Las leyes dirán lo que quieran, pero no todo se puede consentir. Y si por casualidad algún futbolista ha defraudado, seguro que existe una explicación que lo justifique.

Y colorín, colorado, que ustedes no se derritan.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca