Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Las tribulaciones de Ramón García (IV)

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Las tribulaciones de Ramón García (IV)

El Palacio de todas las cosas

El 21 de septiembre de 2009 en una sesión plenaria extraordinaria y urgente, presidida por el alcalde socialista de la ciudad, Diego García Caro, se aprobaba por unanimidad un convenio con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha por la que esta se comprometía a construir el que se iba a denominar Palacio de la Cultura, los Deportes, la Música, las Exposiciones y las Ferias, como el mismo edil lo definía en aquella “solemne” ocasión.

Asimismo se añadían otros datos como el presupuesto de esta grandiosa obra que iba a costar 10.115.034,79 euros, financiados íntegramente por la Junta, a través de la empresa pública GICAMAN S.A. (Gestión de Infraestructuras de Castilla-La Mancha S.A.), que estaría ubicado en una parcela de propiedad municipal con uso dotacional, sita en el “Sector Tenerías” con una superficie de 6.350 metros cuadrados.

Los autores del proyecto fueron los arquitectos David Buján Barroso y Jorge Valseca Ruiz-Larrea
Durante la sesión, García Caro, que llevaba unos meses donde la mayoría de sus proyectos fantasiosos andaban “cuesta bajo en la rodada, ” mostraba su satisfacción por haber llegado a aquel acuerdo, agradeciendo a su amigo el presidente regional, José María Barreda, el apoyo que siempre había mostrado hacía Hellín, queriendo que costará en acta “lo favorecida que salía nuestra ciudad de este trato a favor”.

Día significado para los ciudadanos
Tampoco el entonces portavoz del gobierno municipal, Ramón Lara, escatimó elogios al mandatario regional, añadiendo que era un día significado para los ciudadanos de Hellín, pues empezaba a verse la luz al compromiso que hizo público en el mes de mayo de 2007.

Lara continuaba con su eufórico discurso asegurando que esta estructura multidisciplinar daría una imagen de ciudad moderna, avanzada y vanguardista (?), donde se podrían organizar congresos, conciertos, ferias, exposiciones de todo tipo, actividades deportivas, con una grada capaz para 3.000 espectadores, además de un aparcamiento subterráneo, servicio de restauración y sala médica.

El político socialista no terminaba aquí, al señalar que serían 18 meses los que había calculado GICAMAN que durarían las obras, calculándose su inicio en el primer trimestre del año siguiente y que tanto antes como después generaría numerosos puestos de trabajo.

La “pobre oposición”, acogotada por este” increíble” acuerdo, aunque aseguraron, con la boca chica, que estaban conforme y por tanto aprobaban este convenio, querían conocer más detalles, como la fecha exacta del inicio-no iban muy descabellados-, y cómo con la situación económica del Ayuntamiento, sería factible hacerse cargo del mantenimiento de esta estructura gigante, como también de qué parte de los presupuestos regionales iba a coger el gobierno de la Junta de Comunidades, para hacer frente a los más de 10 millones de coste.

Primera piedra
La primera piedra tardó en ponerse un año y pico, exactamente el 1 de octubre de 2010, en plena Feria, con la visita de José María Barreda, en un acto multitudinario, pleno de parafernalia, donde acudieron especialmente invitados los representantes de todas las escuelas deportivas de la ciudad.

Las obras dieron comienzo cinco días más a tarde a cargo de la empresa Eiffage Infraestructuras S.A, partiendo de un proyecto con las siguientes características:
Sótano con 160 plazas de aparcamiento subterráneo. Spa más balneario termal, pista polideportiva con graderíos retráctiles, y capacidad para 3.000 espectadores, en la planta baja, sala de exposiciones en las plantas baja y primera, restaurante y cafetería en la planta segunda.

Más adelante y sin mediar documento oficial, el alcalde encargaba a los arquitectos la ampliación del edificio, para que en la zona ajardinada del mismo se hiciese una biblioteca subterránea.

Las obras se paralizaron definitivamente en el mes de abril de 2012 y hasta la fecha.

Ahora Ramón García, que en aquellas fechas ocupaba el sillón como primer teniente de alcalde, y concejal de Urbanismo, debería tener la responsabilidad de dar solución a este espinoso embrollo, que si al principio de su mandato parecía dispuesto a llevar a cabo alguna gestión, ya en los últimos tiempos, parece envuelto en una tupida cortina de humo, para que nadie se acuerde de ese mamotreto, que quieran o no, los hellineros lo tendremos bien presente como prueba de la estulticia de unos políticos que creyeron que todo el monte era orégano.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca