Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Las aguas bajan turbias

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Las aguas bajan turbias

Parece ser que la llegada de la Semana Santa pone a nuestros políticos más agitados que en otras épocas, y lo hemos comprobado en los últimos días, tanto en el seno interno de Izquierda Unida-Ganemos, con la ruptura total de Javier Morcillo y Beatriz Jiménez, como el intercambio de insultos y descalificaciones entre el alcalde de la ciudad, el socialista Ramón García, y el portavoz del Partido Popular, José A. Moreno Moya, que llegaba hasta la crispación al salir a relucir temas personales, y advertencias que sonaban a amenazas.

Nosotros, como siempre, queremos puntualizar que simplemente nos hemos dedicado a recoger lo que escuchamos y vemos, recurriendo a nuestro derecho a la información, sin que nadie pueda molestarse, ni ponernos etiquetas de nuevo cuño, bastantes nos colgaron durante las decenas de años que llevamos en esto denominado como la prensa local.

El triste papel de Izquierda Unida
Desde hace meses, se venía hablando en los círculos políticos de la ciudad de las malas relaciones que existían entre los dos actuales ediles de la coalición IU-Ganemos, Javier Morcillo y Beatriz Jiménez, una relación nacida por diferentes choques internos que habían desembocado en una tirantez personal que se veía claramente reflejada en las sesiones plenarias, en las que apenas se cruzaban palabras ,o en las asambleas o ruedas de prensa que convocaba la coalición donde raramente se podía ver a la concejala de Cultura.

Pero la gota de agua que colmó el vaso de las diferencias, llegaba en el transcurso del ultimo Pleno, durante el debate originado por la moción presentada por el PP sobre la educación concertada, al comprobar que no iba a ser Beatriz Jiménez, como correspondía a su cargo como edil de Educación, la que iba a debatir, sino su “jefe” Javier Morcillo.

A partir de aquí, como todos nuestros lectores conocen, todo fueron conjeturas, y movimiento de unos y otros, que desembocaron en las pertinentes declaraciones y notas de prensa.
Primero la de Jiménez, tras terminar la sesión, con el fin de aclarar que fue el nuevo coordinador de IU, José Manuel Díaz, el que le comunica en nombre de la asamblea de IU que no iba a intervenir en esta moción pues lo haría Morcillo.

Por ello, indignada, abandona el salón de actos, en el momento del debate y al terminar la sesión había convocado a los informadores para dar a conocer todo el malestar que venía arrastrando desde hace varios meses.

El acta de concejala es solamente suya
Como sobre esta comparecencia ya dimos en El Faro una completa información, solo recordaremos, que Beatriz hablaba de los muchos problemas que había en la Asamblea preguntándose por último qué es lo que pasaba en IU, cuando tantos concejales y personas liberadas que están en este grupo municipal tenían que abandonarlo de manera precipitada.

Después llegaba, como era de esperar, la nota de IU, donde se “aconsejaba” a Jiménez que dimitiera de su cargo y entregara el acta, con el argumento más llamativo basado en que estaba afectando negativamente la imagen de la coalición. Consejo que al día siguiente tuvo tajante respuesta donde, tras asegurar que no podía dar crédito al contenido de esta nota, Beatriz daba por contado que no pensaba dimitir de ninguna de las formas y que todo había llegado por motivos personales, es decir por un enfrentamiento particular con Javier Morcillo.

Ahora habrá que esperar al dictamen que llegue desde Toledo, aunque la decisión sobre su acta solo pertenece a la concejala , y comprobar como convive con su aún compañero, durante los más de tres años que queda de legislatura, algo que no se nos antoja ni fácil, ni agradable.

La Crispación
El segundo brote de crispación política llegaba tras la rueda de presa llevada a cabo por el concejal del PP, Juan Antonio Moreno Moya, basada en temas económicos.
Moya, volvió a sacar a la luz los graves problemas que atraviesa el Ayuntamiento, advirtiendo que en los pocos meses que llevan el PSOE en el gobierno municipal, estaba aumentando la morosidad, el periodo de pago a proveedores, y aumentaba la deuda pública, temas que, afirmó, el alcalde había querido ocultar en la última sesión.

La respuesta de Ramón García fue contundente, donde no faltó de nada, desde comparaciones irónicas, hasta sacar a relucir insultos y descalificaciones como “experto en mala baba” “persona con talante políticamente retorcido” y autor de un escrito con mentiras, falsedades y calumnias”.

El primer edil ya en sus las últimas palabras de su comparecencia calificaba las intervenciones de Moreno Moya como impregnada de política rastrera, terminando haciendo un poco afortunado juego de palabras sobre el segundo apellido del concejal popular.
Como era de esperar, no tardó ni 24 horas de salir Moreno Moya al estrado, nombrando desde el comienzo de su intervención al alcalde como “el graciosillo del PSOE”.

Uno por uno fue rebatiendo los argumentos del primer edil, al que califico como “el peor gestor público que había tenido el Ayuntamiento de Hellín”.

Por último, aseguraba que lo que más le había dolido fue que se cachondease de su apellido, faltando el respeto a su familia, lo que demostraba lo retorcido que era.

Moreno Moya finalizaba su replica con una sería advertencia: “Ramón García, me va a encontrar si me busca, porque no estoy dispuesto a aguantarle son ataques familiares ni personales, ni que ponga en duda la moralidad de los apellidos de mi familia”.
Ahí queda eso.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca