Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

La Asociación de Cofradías y Hermandades les da un “toque” a las bandas de música de cornetas y tambores

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
La Asociación de Cofradías y Hermandades les da un “toque” a las bandas de música de cornetas y tambores

Pidiendo que eliminen de sus repertorios, durante las procesiones, piezas como “Sevilla tiene un color especial” o “Mamma mía”

El pasado fin de semana la Asociación de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa de Hellín llevaba a cabo la tradicional sesión plenaria para realizar un balance con el informe de valoración de todo los ocurrido durante la pasada Semana Santa, que obtuvo, aunque no todo es calificado como positivo, un resultado muy favorable y satisfactorio con 20 votos a favor y 2 en contra.

La mayoría de los asistentes estuvieron de acuerdo en que aún quedaban cosa por mejorar, como podrían ser la limpieza y la eliminación de algunos elementos del paisaje urbano, los puestos de venta de globos, y las barras de los bares incorporadas en las vías publicas, por donde transcurren las procesiones.

Otra cosa que ha llamado con fuerza la atención en este escrito es el “toque” que se les envía a algunas bandas de música de tambores y cornetas, que tienen en sus repertorios y las interpretan en la procesión del Domingo de Resurrección, piezas impropias del momento que se vive, poniendo como ejemplo las denominadas “Sevilla tiene un color especial” o “Mamma Mía” incluso algunos pasodobles. Añadiendo que este comportamiento no es el más correcto, incluyendo las hermandades a las que acompañan, porque incitan al público a jalear, como si se encontrasen en una cabalgata.

En este informe, que leyó la vicesecretaria de la Asociación, María Dolores Martínez, en una sesión que apenas duró 25 minutos, la Asociación se comprometió a seguir trabajando con el Ayuntamiento de Hellín para intentar mejorar la limpieza de las calles; a volver a establecer los horarios definitivos para la llegada de las procesiones; a realizar un proyecto para el engalanamiento de las calles de Hellín, e iniciar reuniones para estudiar la participación de las cofradías y hermandades.

Buen comportamiento, en general, de los tamborileros
Sobre el comportamiento de los tamborileros, en el informe se puede leer: «nos reafirmamos en que en general el comportamiento de las miles de personas que participan en nuestras tamboradas, ha sido ejemplar, pero que lamentablemente los que más se hacen notar es el de esa minoría, que no es ni adecuado, ni deseado».

Señalando que durante las mañanas de Viernes Santo y Domingo de Resurrección, la enorme presencia de tamborileros delante de los cortejos, hizo que en algunos momentos se ralentizara las respectivas procesiones

Más adelante La ACH asegura que procurará que todos los desfiles procesionales lleven la misma cadencia, independientemente de si hay o no tamborada, al considerar que la organización de las procesiones, para evitar los cortes, deben de tener conocimiento de todo aquello que, a lo largo de los desfiles, se vaya a realizar: saetas, reverencias, etc,.

Así mismo se reitera que las cofradías y hermandades «no deben de entrar en el juego» de la alegría y diversión que muestran grupos que «nada tienen que ver con los desfiles procesionales», como un hecho que se produce, generalmente, Domingo de Resurrección, sobre todo por la calle El Rabal, «donde varias cofradías y bandas alimentan este tipo de comportamiento a las personas allí presentes».

Todo es procesión
Luego, el informe recoge que «se debe tomar conciencia» de que en un desfile procesional hasta la banda que cierra dicho desfile todo es procesión. Y el mismo respeto y compostura se debe de guardar al principio, a mitad y al final de ese acto penitencial».

La Asociación asegura que «volverá a insistir en la correcta vestimenta» de las personas que participan en los desfiles procesionales: longitud de la túnica, calzado, etc., tras reconocer que el seguimiento de las procesiones GPS no ha sido al que se preveía, por dificultades técnicas y falta de implicación.

El informe también recoge un amplio apartado de agradecimientos a los organizadores de las procesiones, por su tiempo y dedicación desinteresada; a los Servicios Eléctricos y Brigadilla del Ayuntamiento; a las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado, servicios sanitarios, Protección Civil o Cruz Roja, así como a los medios de comunicación.

Análisis de la programación
Más adelante este informe lleva a cabo un análisis pormenorizado de todos los actos realizados durante los días de Semana Santa, dando comienzo con el Viernes de Dolores y el llamado Vía Crucis de las Antorchas, con una importante afluencia de personas y, en general, la normalidad con la que transcurrió el recorrido (a pesar de que se registró algún pequeño incidente, como el arrojo de garbanzos en la subida del Camino de las Columnas), ante la presencia eficaz de Policía Local y Protección Civil.

Domingo de Ramos.- Se llama la atención de la numerosa participación de nazarenos, cerca de de 2.000. Recordando que algunas bandas incumplieron el horario de llegada: Juventud Musical, Santa Cruz, Virgen del Dolor y Virgen Reina. La lluvia impidió que la Cofradía de Nuestra Señora del Dolor realizase su acto del traslado del Cristo del Gran Poder.

Martes Santo.- En el informe se felicita a la Hermandad de San Antón, Cofradía del Santísimo Cristo de la Preciosísima Sangre y María Santísima de las Penas, por la solemnidad con que se realizó la procesión, así como por la gran participación de nazarenos.

Miércoles Santo.- Se da cuenta de algunos problemas que se presentaron a la salida del Paso Gordo. Se recuerda que la procesión terminó a las 00.30 horas, lamentándose del aspectos sucio que presentaban algunas calles;

Jueves Santo- Se señala que la procesión concluyó a las 00.45 horas, en Capuchinos, una hora antes de los previsto. Se constata que Hermandad de la Santa Cena «no cogió el ritmo» de la Procesión hasta la calle El Águila, debido a los problemas que tuvieron con la iluminación de su trono.

Por último puntualizan que la cofradía del Ecce Homo no anticipó que tenían organizada el canto de una saeta en el Rabal y que tardaron en coger el ritmo de la procesión.

Viernes Santo,- Ante la hora en que terminó, junto con el calor reinante y los continuos parones originaron que los nazarenos llevasen el capuz levantado y hubo algún desmayo. Se consideraría apropiado que, una vez despejada la calle El Rabal, los nazarenos volvieran a colocarse los capuces para dar más vistosidad a la Procesión.

También se critica la falta de policía, para regular el tráfico en la Avenida de la Constitución y el comportamiento inapropiado de algunas cofradías y Hermandades, en la subida al Calvario

Del Viernes Santo por la noche se destaca el desarrollo novedoso del desenclavamiento en la Plaza de la Iglesia, aunque apuestan porque el acto se mejore de cara a futuras ediciones, así como la megafonía; del desarrollo del desfile el Santo Entierro, se dice textualmente “que la Hermandad de la Santa Cruz, una vez más, produce cortes con la hermandad que le procede” pero destaca favorablemente la mejora en el alumbrado público de El Rabal y el «silencio ejemplar” guardado por los espectadores.

Domingo de Resurrección.- Se indica que, a pesar de la presencia e implicación de las fuerzas y cuerpos de seguridad en el desarrollo de la Procesión, no se pudo ajustar a los horarios recomendados, ya que se detectó «menor implicación» en llevar un paso adecuado.

Igualmente, se constató la presencia de bombos y de tamborileros andando de espaldas y dos carros de peñas dentro del recorrido de la Procesión; y aunque los parones fueron en menor cantidad que en el año anterior, motivó que los nazarenos se sentasen en el suelo y que las bandas de música dejasen de tocar en algunos tramos.

En este punto, se considera que el comportamiento de algunas hermandades durante esta procesión «no es el adecuado para la misma. Aunque sea Domingo de Resurrección, los bailes, las vueltas o las marchas atrás de los pasos, no contribuyen a dar el adecuado ejemplo a las personas que contemplan dicho desfile».

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca