Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

La “antidemocrática” labor de salvamento

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
La “antidemocrática” labor de salvamento

 

Antonio García

Hace tiempo que no hablo de estas cosas por no cansar al lector, que al parecer no se cansa del bombardeo diario que existe en los medios de comunicación en sentido contrario. Y cuento lo que voy a contar por un episodio que hace poco ha ocurrido en la capital de mi provincia. Albacete.

En lo más céntrico de la ciudad, concretamente en la calle Muelle, número 4, existe una instalación que se titula Clínica Ginecológica Iris, que en realidad es un “matadero”, o sea, un abortorio -el único que hay en Albacete-. Porque si la Ginecología es la parte de la medicina que trata las enfermedades propias de la mujer, en este sitio no se diagnostican ni curan enfermedades, sino que se mata. Y si asesinar es matar a alguien con alevosía, ensañamiento o por una recompensa, en este sitio se asesina. Eso sí, legalmente. Es paradójico, ¿verdad?: “Asesinato legal”. ¡Que contradicción! ¿O acaso no es asesinar el quitarle la vida alevosamente al ser humano más inocente e indefenso de la creación: el niño por nacer?

Pero yo les aseguro que no me invento ni “retuerzo” términos del lenguaje, puesto que solo hago que valerme de lo que significan las palabras en nuestro idioma castellano. Y “alevosía” significa: cautela para asegurar la comisión de un delito contra las personas, sin riesgo para el delincuente. Es circunstancia agravante de la responsabilidad criminal. Y yo me pregunto, por pura ignorancia mía: los que perpetran tal barbarie, ¿Cómo se llaman? ¿Médicos o sicarios? Es que me lo pregunto porque a veces me hago un lío con la forma en que hoy se emplean muchas palabras.

Vamos a ver, el médico es la persona legalmente autorizada para profesar y ejercer la medicina. La medicina es un conjunto de conocimientos y técnicas aplicados a la predicción, prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades humanas. Y si por otra parte, y a tenor de lo dicho más arriba, “sicario” se define como asesino a sueldo, es decir, asesinos a cambio de una paga, ¿llevo razón en preguntarme cómo se llaman? Mas como verán, no acuso a nadie en particular de nada, solo hago preguntas y reflexiones propias de un ser pensante no adoctrinado. Lo que ignoro es si habrá ya también alguna ley que impida este ejercicio democrático, en cuyo caso lo mismo me estoy buscando problemas.

Hechas estas aclaraciones -cosa conveniente dada la confusión que hoy reina en el mundo-, continúo. Resulta que en muchas ciudades, en la calle, en los alrededores de la puerta de entrada a estos cadalsos de niños y mujeres, se hacen visibles unas personas que suelen ir de dos en dos –la mayoría mujeres- que, cuando ven a una fémina que va a entrar al abortorio, se acercan a ella y con mucha delicadeza y educación le piden un minuto de su tiempo. Si les es concedido, si la mujer que va a abortar se para y les escucha, le ofrecen ayuda, le dan una tarjeta con el teléfono de su organización y le entregan un papelito con imágenes del desarrollo de un embrión y de niños abortados (cosa que antes nadie les ha mostrado ni les va a mostrar). Por supuesto que si la mujer no quiere escucharles, la dejan tranquila, nadie insiste ni le fuerzan a nada. ¿Y saben ustedes lo que pasa a veces? Que en muchas ocasiones ocurre el milagro. Y muchas mujeres ven de pronto la luz, sienten aflorar en ellas la ilusión por su criatura y, decididas y felices, dan la media vuelta y van al encuentro de quienes están dispuestos a salvar la vida de su hijo y de ella. Porque también salvan la de ella, empezando por su dignidad, ya que provocar un aborto es la forma más brutal de violar a una mujer hasta las entrañas.

Pues bien, he aquí que esto ocurre en la puerta del matadero Iris de Albacete, de manos de la Asociación Derecho a Ser Madres. Naturalmente la cosa indigna a los propietarios y sicarios de tan lucrativo negocio, que les acusan de organizar “escraches” antiabortistas, lo que es burda mentira. Y así, han ido a denunciar a la Delegación del Gobierno, al SESCAM, a la Policía, y no se si a la Asociación de Amigos del Jamón Curao. Y como nadie les hacía caso porque estas personas, llamadas “rescatadoras” no cometían ninguna ilegalidad, llevaron la queja al Pleno del

Ayuntamiento, sabedores de que teniendo un PSOE y un Ganemos que llevarse a la boca, allí serían atendidos.

Y efectivamente, hace poco, estos dos partidos democráticos y progresistas donde los haya presentaron en el Consistorio una queja contra la asociación Derecho a Ser Madres, miembro de la Federación Provida, diciendo que mire usted, que qué eso de ir por la calle intentando rescatar de la muerte a un niño y a su madre. ¡Que qué antidemocrática falta de respeto es esa! ¡Que qué forma de coartar la libertad de elegir!… Y no se si algún exabrupto más. Al final, todo quedó en agua de borrajas, aunque, para salvar el tipo, se terminó aprobando una declaración genérica a favor del aborto, que fue la condición que puso Ciudadanos para apoyarlo. Otros que tal bailan.

En fin, amigos lectores, como todos ustedes saben, y si no se lo digo yo, la libertad y la democracia cada vez consisten más en hacer y decir únicamente aquello que al sistema corrupto le interesa. Pero, si me permiten que les haga una sugerencia-petición, no se dejen lavar más el cerebro, abandonen el “silencio de los corderos” y únanse sin miedo ni componendas a la defensa de la vida. Será una de las mejores causas por las que hayan luchado jamás. Se lo prometo.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca