Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Escupir al cielo

Article   1 Comment
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Escupir al cielo

El espectador

“Siempre se repite la misma historia: cada individuo no piensa más que en sí mismo (Sófocles)

Hace ya más de 12 años, exactamente el 2 de abril de 2005, en otro medio de comunicación local donde ejercía como director, escribía con este mismo título un artículo con respecto al acuerdo “histórico” firmado por la entonces ministra del gobierno socialista, Cristina Narbona, y el presidente de Castilla la Mancha, José María Barreda, donde se calificaba el rechazo del proyecto del recrecimiento de la presa del embalse de Camarillas como una excelente noticia y en cambio se indicaba como un nuevo castigo para la comarca hellinera el eminente inicio de las obras del túnel Talave–Cenajo, que en palabras del entonces alcalde, Diego García Caro, significaría la muerte de nuestro entrañable río Mundo y la ruina de muchos agricultores que regaban con su caudal.

El señor García, asimismo, lanzaba una especie de desafío hacia el gobierno central de la nación, repitiendo una y otra vez que para él siempre primarían los intereses del pueblo que lo había elegido como alcalde, antes que los de su partido, al cual no sabemos si sigue perteneciendo.

Una infraestructura inutilizada

Aquella historia todos sabemos cómo terminó, solo hay que leer el interesante artículo escrito por Diego Sánchez Martínez, titulado “El Trasvase Talave-Cenajo, una infraestructura inutilizada”, publicado en el blog IngCivilEng.com, el pasado 17 de junio, donde da una amplia información sobre estas polémicas obras que tuvieron un coste por parte del Estado y de fondos de inversión europeos, de 64, 1 millones de euros, un gasto que según el autor, “no revertirá beneficios de ningún tipo para la sociedad y cuyo principal responsable fue la falta de capacidad política de los diferentes partidos para llegar a acuerdos de estado en materia de agua, un recurso de enorme importancia para todos”.

Esta obra hidráulica, para Sánchez Martínez, una de las más importante realizadas en España en la última década, fue concebida, para mejorar la calidad de abastecimiento humano en el sureste del país, conservando la cualidades del agua proveniente del trasvase Tajo-Segura y no se mezclaran con las del río Mundo, “donde van adquiriendo sulfatos y sales minerales disueltas que superan los niveles aceptables, lo que ha provocado numerosas advertencias por parte de la Unión Europea”.

Sin embargo, con apenas cinco años de servicio, desde que se terminaron en el año 2009, aunque hasta el 2012 no se concluyeron completamente con la ejecución de la tubería del segundo tramo hasta desaguar en el embalse del Cenajo, solo se ha utilizado un una ocasión, que fue a principio del año 2013, para desviar agua a este último pantano debido a la fuerte lluvias que se sucedieron en estos meses y que amenazaban con superar la capacidad del Talave

Mejorar la comunicación ferroviaria
Ahora ha vuelto a la actualidad otro de los temas que se trataron en aquel acuerdo: el recrecimiento de la presa del embalse de Camarillas, tras lo ocurrido hace unas semanas cuando el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, sin dar la más mínima notificación a los responsables regionales, provinciales o locales de Castilla-La Mancha, realizaba una visita oficial para visualizar las obras de la variante ferroviaria de Camarillas, acompañado por el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras.

Unas obras proyectadas para mejorar la comunicación ferroviaria de la línea Chinchilla-Cartagena, que van encaminadas a la adaptación de las estaciones de Agramón y Cieza, para trenes de 750 metros de longitud y la supresión de 8 pasos de nivel, un trazado de 26,5 kilómetros, con una inversión de 43,5 millones de euros en la que intervienen el Ministerio de Fomento, la Comunidad Autónoma de Murcia y la Autoridad Portuaria de Cartagena.

En sus declaraciones el mandatario del Partido Popular, “no se cortaba un pelo” al adelantar qué para el siguiente año comenzarían las del recrecimiento de la presa de Camarillas.

En Hellín, como era lógico, al conocer esta visita y sus posteriores declaraciones, a través de los medios de comunicación murcianos, la indignación fue “in crescendo”. Ramón García, que se encontraba junto al presidente de la Diputación, Santiago Caballero en un acto oficial de donación de un vehículo a AFA, hablaba de “tomadura de pelo”, “falta de cortesía y de respeto”, mientras el responsable de la Diputación anunciaba que “Haremos lo que esté en nuestras manos, dentro de la legalidad, para detener este recrecimiento, una acción que sería muy perjudicial para los intereses de la zona”. Asimismo el primer edil hellinero mandaba un mensaje de tranquilidad a los hellineros, al asegurar que sería imposible que las obras comenzasen a desarrollarse a los largo del año 2018, advirtiendo que apenas existía una cantidad simbólica en los Presupuestos Generales del Estado para este fin, añadiendo que tampoco se había realizado un informe de impacto medioambiental, que correspondería a la Junta de Comunidades llevar a cabo.

Desagüe del trasvase Talave-Cenajo en el embalse del Cenajo. 2017. Diego Sánchez Martínez. Desagüe del trasvase Talave-Cenajo en el embalse del Cenajo. 2017. Diego Sánchez Martínez.

Maltrato al medio ambiente
A partir de aquí, se continuaron las declaraciones de protestas encabezadas por el presidente de la región, Emiliano García-Paje, el secretario provincial, Manuel González, que señalaba: “Esto es una ofensa a los intereses de los agricultores de la comarca Campos de Hellín, y un maltrato al medio ambiente”, para continuar, aprovechando que “la ocasión la pintaban calva” darle un matiz político: “El PSOE no se va a quedar impasible; vamos a trabajar y luchar por nuestros derechos, frente a los agravios del PP, que nunca ha demostrado respeto e interés por esta tierra”.

En esta ocasión al Partido Popular le tocó jugar a contracorriente ya que el futuro de esta obra está en manos del gobierno de Mariano Rajoy, que será el que dentro de unos meses, si su ministro, Íñigo de la Serna, no ha mentido en esta ocasión, dar el visto bueno al comienzo de estas obras de recrecimiento.

Así, el concejal Juan A. Moreno Moya, declaraba a los medios de comunicación, que su partido seguiría estando en contra de estas obras, que las calificaba de innecesarias en los actuales momentos, argumentando que en la cabecera del Segura existían en la actualidad embalse suficientes para la regulación del agua.

Para no seguir “tirando piedras sobre su tejado”, restaba importancia a la visita del ministro de Fomento a la obras de la variante de Camarillas y mostraba su acuerdo a llevar a cabo una reunión con el gabinete de Íñigo de la Serna, para confirmar, otra vez más, la oposición del Consistorio Hellínero al recrecimiento de la presa de Camarillas.

Carta a Íñigo de la Serna
Por último nos llegaba la anunciada carta personal de Ramón García, como alcalde de la ciudad, al Ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, que publicamos integra a nuestros lectores, donde se hablaba de “falta de respeto y sensibilidad para con esta tierra y su gente” ya no por no haberlo comunicado la visita al término municipal de Hellín, sino por el propio anuncio del anteproyecto del recrecimiento de la presa del embalse de Camarillas, anunciándole una total oposición de todos los grupos municipales, por los graves perjuicios que supondría para sus intereses.

En esta misiva, que, nosotros sepamos aún no ha recibido contestación, le solicitaba una reunión, en sede ministerial, con el fin de iniciar un dialogo, que consideraba fundamental en este asunto.

Ahora tendremos que esperar para ver como se suceden los acontecimientos , pero como ya escribíamos en aquella ocasión, nosotros que siempre hemos estado atentos a todo lo relacionado con este asunto, recogiendo todo lo que se ha publicado, volvemos a opinar que todos los que tienen la responsabilidad, del partido político que sean, tendrían que ser los que se mostrasen más prudentes, recordando aquello de lo imprudente que es “escupir al cielo”, pues siempre existe la amplia posibilidad que te pueda caer encima.

Sobre las obras del recrecimiento de la presa, que la devolvería al proyecto inicial cuando se construyó el embalse, volvemos a mostrar nuestro pesimismo, igual que ocurrió con el trasvase Talave-Cenajo, por ello pensamos que antes o después esta obra va a ser una realidad, como lo fue la otra, quizás por ello habría que se más cautos en las declaraciones y las negociaciones, para tratar de conseguir el máximo beneficio para nuestras comarcas.

Article   1 Comment
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca