Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

El valor de la amistad

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
El valor de la amistad

Por Sol Sánchez

Siempre he tenido una especial atracción por las personas sencillas de las que tanto hay por aprender.

Personas que van de frente, a las que no les importa mostrar sus sentimientos.

Gente que te mira y saca lo bueno de ti, y te lo dice sin reservas, porque no las mueve la envidia, ni la hipocresía, ni el recelo.

Me gustan esas personas que hacen mucho por los demás y creen que no hacen nada.

Que su deseo es pasar desapercibidas. Porque para ellas la “dedicación” es una responsabilidad en el día a día. Que se preocupan de los detalles de tu vida y saben lo que te duele. Son personas que valoran a los otros, que tienen sensibilidad para escuchar y comprender. ¡Qué pena que haya tan pocas! Son los que tienen un profundo dolor en su corazón y están atentas del pequeño roce que los otros tienen.

A veces, pensamos que tenemos un montón de amigos, y no nos atrevemos a contarlos con los dedos de las manos. Si por amigos nos referimos a aquellos que permanecen a tu lado incondicionalmente, que creen en ti…, que no te exigen, que nunca te dejan en la estacada, entonces es mejor no contar.

Pero a veces, hay personas que están cerca de ti y no las ves.

Porque ellas no necesitan que las etiquetemos.

Para mí, que cruzarte con ellas es todo un privilegio, algo que ocurre pocas veces y puedo decir que me ha sucedido: me he cruzado con una de esas hellineras que lleva dentro el verdadero sentido del cariño y la amistad. Se llama Amparo Mascuñán. A aquellos que la conocen, no les cambiará su visión mis letras, porque Amparo es una mujer a la que todos quieren. Trabaja por su pueblo. Se preocupa de la gente necesitada. Jamás habla mal de nadie, no juzga, ni critica. Vive su vida arrullada en su mundo interior. Con sus manos crea verdaderas obras artesanales que regala con ilusión, porque en ellas van implícitos sus sentimientos. Se esmera en el cariño y la amistad. Teje punto a punto las relaciones con los otros y las convierte en una gran obra.

La puerta de Amparo es una a la que siempre llamaría, porque tengo la certeza, que siempre me la abriría.

Creo que vivimos en unos días en los que es importante que la buena gente, los que actúan con buena fe en la sombra sean un referente y pasen a formar parte de las páginas de los diarios. Que sean un ejemplo de convivencia y entrega. Que aprendamos de ellos esos valores básicos para una buena coexistencia. Creo que es primordial escribir tu nombre con letras grandes y decirte lo mucho que te admiro y la de cosas que tengo que aprender de ti para crecer y ser mejor persona. A tu lado mantengo los ojos abiertos y busco los trazos que te hacen “ver” de esa manera tan especial a todos los que miras.

Dijo un poeta romántico llamado Jose Ángel Buesa:

“Sólo es grande en la vida quien sabe ser pequeño”.

“Gracias amiga”.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca