Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

El linchamiento como herramienta totalitaria

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
El linchamiento como herramienta totalitaria

Por Antonio García

He visto en Internet una viñeta aleccionadora, en la que una niña pregunta a su madre:

La niña: <<Mamá, ¿qué es ser políticamente correcto?>>.

La mamá: <<Renunciar a tu propio criterio para conseguir la falsa aceptación de una mayoría de imbéciles>>.

Es una de las mejores “sentencias” que he visto en mucho tiempo. Digna de Séneca o Cicerón. Y la verdad, creo que se ha extendido tanto lo “políticamente correcto” debido a la ingente cantidad de imbéciles que pululan por el mundo.

Pero a lo que voy. Leo en un informativo el siguiente titular: <<El lobby homosexual señala a los obispos más valientes en denunciar su totalitarismo>>. Y la entradilla del artículo reza así: <<El lobby homosexual señala, a la espera de que otro brazo ejecute. Catorce obispos señalados, como en el nazismo, por desviarse de los dogmas de lo políticamente correcto>>. Esta noticia lleva la fecha de Junio de 2016. Pero como lo que es no para, el incansable celo de estos movimientos totalitarios no deja pasar ni la más mínima, o sea, que están a la que salta, como celosos guardianes de la ideología más perversa y depravada que han conocido los tiempos. Utilizando además las armas fabricadas ad hoc en su favor por las más que depravadas instituciones del Estado.

Recientemente, le ha tocado el turno al obispo de Solsona, Xavier Novell, ciudad y Diócesis episcopal leridana: <<El obispo de Solsona bajo la lupa del Observatorio Contra la Homofobia (una especie de Gestapo) por escribir un artículo, por su posible incidencia homófona>>. Piden a la Generalidad de Cataluña que actúe contra el obispo por preguntarse éste si la ausencia de la figura paterna está detrás de la “confusión sexual” de muchos jóvenes. No afirma, solo se pregunta esa posibilidad.

Parece ser que los letrados consultados por la directora general de Igualdad del gobierno catalán no han encontrado motivos suficientes para abrir un expediente sancionador. Sin embargo, el director del organismo dictatorial LGTB, Eugeni Rodríguez, ha pedido que el caso no quede impune. Que si es de menester, acudirá a la fiscalía o al síndico. Vamos, que no van a tolerar que el atrevido obispo se vaya de rositas. ¿Pero qué es eso de dar opiniones sobre temas de homosexualidad? Como bien es sabido, la exclusiva la tienen ellos, y a ellos pertenece el único punto de vista posible sobre el asunto. Y si alguien, aún con toda la buena fe y mejor intención se atreve a meter las narices donde no le llaman (la homosexualidad) que se atenga a las democráticas consecuencias. Libertad sí, pero hasta cierto punto. Es decir, hasta el punto donde marque lo políticamente correcto, naturalmente delimitado por “el sistema ideológico de género”, con todo el apoyo y dinero institucional.

<<Libertad, libertad sin ira libertad / guárdate tu miedo y tu ira / porque hay libertad, sin ira libertad / y si no la hay sin duda la habrá>>, que cantaba Jarcha. Lo que este grupo musical no decía es “cuándo”. Cuando la habrá… para todos, opine cada cual lo que opine.

El consistorio de Cervera –otra ciudad leridana- y la asociación LGTBI “Colors de Ponent”, estudian si declarar a don Xavier Novell persona “non grata”. ¿Non grata para quién?, pregunto yo.

Dada la reducida influencia de un periódico comarcal, espero que no me concedan a mí ese título, aunque nunca se sabe. Llegado el caso, si bien injustamente otorgado, lo llevaré con honor. Pero por ir aclarando las cosas, manifiesto mi adhesión al obispo de Solsona y tantos otros, revestidos o simples laicos que han hecho manifestaciones al respecto. Como a esta de don Xavier Novell: <<Me pregunto si el fenómeno creciente de la confusión en la orientación sexual de muchos chicos adolescentes, no se debe a que en la cultura occidental la figura del padre estaría simbólicamente ausente, desviada, desvanecida, hasta la virilidad estaría cuestionada>>. O esta otra: <<Decir hoy en España que los roles diferenciados del hombre y de la mujer, y naturalmente del padre y de la madre, son fundamentales para la correcta maduración de nuestros hijos, se considera un atentado poco menos que racista>>. Vivimos en un país en el que si se me ocurriera apuntar que “los niños tienen derecho a un padre y a una madre”, poco menos que me tacharían de hereje, además de antidemócrata, homófobo, xenófobo, incitador del odio, fascista, etc. Y luego a luego, será delito.

Como muy bien dice el “polémico” periodista Salvador Sostres: <<tenemos un problema con la libertad y otro problema con la cobardía. Con la cobardía de acabar siempre cediendo, por miedo y por buenismo, ante el totalitarismo de la ideología de género y del feminismo, como si ser hombre o mujer fuera una construcción artificiosa y fascista. Ya está bien, por el amor de Dios, ya está bien. Basta ya de disculparnos por ser el salvoconducto de nuestra especie>>.

Sueño con que el pueblo español y el mundo entero se den cuenta algún día del manejo al que nos están sometiendo o intentando someter. Sueño con que los ciudadanos despertemos del letargo y sepamos reivindicar enérgicamente, sin complejos de ninguna clase, la verdadera libertad, acompañada siempre del respeto a los demás. Sueño con que todos los cristianos, especialmente los católicos, consagrados, prelados y laicos, dejemos de cogérnosla con papel de fumar y dejemos de una vez la “corrección política”. Pero tal vez, como decía Segismundo en la inmortal obra de Calderón de la Barca: <<… que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son>>.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca