Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

De manipulaciones y beatlemanía: el gran experimento

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
De manipulaciones y beatlemanía: el gran experimento

Antonio García

Era el 9 de Febrero de 1964. Ensayo general televisado en los estudios de la CBS en Nueva York, antes de su primera aparición ante el público americano esa misma noche, durante la que se distribuyeron gratuitamente cantidades ingentes de LSD. Se estima que 73 millones de personas estuvieron frente a sus televisores. Aún estaba fresco en la memoria de los norteamericanos y del mundo entero el asesinato del Presidente Kennedy tres meses antes. Eran los años de la profunda crisis de Vietnam, de las protestas juveniles, del “no a la guerra”, de algaradas y oposición al sistema… Y los Beatles consiguieron el milagro. Aquel lenguaje postbélico perdió fuelle y se diluyó en un caldo de emociones y drogas ante la inevitable explosión libertaria y anarquista de un mundo nuevo de colores, amor y emancipación sin límites… Y todavía hoy el mito continúa.

Ni quito ni pongo rey, ni pretendo valorar su música –buena parte de ella de indudable calidad- ni entro en polémicas con la “beatlemanía” o idolatría mundana a un grupo musical. Solo lo traigo a colación, porque me parece curiosa e interesante la trayectoria de estos cuatro afamados muchachos desde sus inicios hasta su explosión universal. Porque según afirman unos cuantos biógrafos, periodistas e historiadores, el “fenómeno Beatle” fue un acontecimiento meticulosamente planificado. De laboratorio.

Les presento al Instituto Tavistock, creado en Londres en 1947. Transmito un párrafo de un autor: <<El objetivo principal del Instituto Tavistock consiste en el estudio del comportamiento de grupos y organizaciones… Es una institución dedicada al estudio y aplicación sobre técnicas de lavado de cerebro masivo… Sus experimentos sobre métodos de control de masas han sido ampliamente aplicados sobre el público, modificando el comportamiento individual a través de la psicología de tópicos, condicionando nuestras mentes, nuestro pensamiento y nuestra forma de actuar>>. Y añado, al servicio del Club Bildelberg y los poderosos amos del mundo. Es decir, hablamos del adoctrinamiento subliminal de masas a través de técnicas de las que casi nadie es capaz de percatarse. <<Cosa que no estudiarán en escuelas o universidades, porque es una de esas partes de la historia políticamente incómoda e inconveniente>>. Pero desarrollar esto requeriría otro artículo.

El comienzo de los Beatles se da a finales de la década de los años 50, actuando en clubes de jazz en Inglaterra y Alemania Occidental, ubicados en los barrios más sórdidos que servían como mercado para la prostitución y las drogas. El biógrafo del grupo, Philip Norman cuenta que: <<El único sitio donde actuaban de forma regular era un local de striptease. El propietario del club les pagaba diez chelines a cada uno para que aporrearan sus guitarras mientras una bailarina llamada Janice se desprendía tristemente de sus ropas frente a un público formado por marineros, empresarios con sentimiento de culpa y habituales con la gabardina “encima del regazo”>>. Y en otra parte: << Lejos de la imagen de inocencia que suelen proyectar, los Beatles, incluso en sus primeras actuaciones, estaban siempre colocados con una droga llamada Preludin. John Lennon echaba espuma por la boca debido a todas las píldoras que se había metido…John empezó a perder el control sobre el escenario, a hacer cabriolas y a gruñir…>> Y continúa: <<Fuera del escenario, los Beatles eran igual de malvados. Mientras estaban en Hamburgo, cada domingo John salía al balcón a provocar a los que iban a la iglesia de San José. Una vez ató un condón lleno de agua a una imagen de Jesús y la colgó afuera para que los que iban a misa pudieran verla. En una ocasión orinó sobre tres monjas…>>.

Al cabo de un tiempo, los Beatles consiguieron fama, gloria, honores y riqueza, mas, sin saberlo, fueron víctimas ignorantes de una subliminal manipulación, herramienta inconsciente de un experimento de masas que cambió radicalmente una determinada concepción del mundo. Su mánager, un homosexual maniático depresivo llamado Brian Epstein consiguió, por medio del Instituto Tavistock, cambiar radicalmente la imagen del grupo. De una banda de matones del rock duro los convirtió en una <<adorable y bonita sensación adolescente>>. Esto les permitió entrar en los hogares de todo el mundo y, para el Tavistock, supuso una oportunidad de oro para capturar las mentes de la juventud. Sin saberlo, los Beatles se convirtieron en protagonistas de los planes del Nuevo Orden Mundial para experimentar el control mental de masas, a través de la imagen, música de “diseño”, “ácido” LSD…

Cuando llegaron por primera vez a los Estados Unidos, Los Beatles ya eran famosos, pues la visita fue precedida de una campaña por radio, televisión y prensa como nunca se había visto. Las féminas que en el aeropuerto gritaban, se mesaban los cabellos y berreaban como posesas a la llegada del grupo, estaban contratadas por unos pocos dólares en un instituto de Manhattan.

Resumiendo: «Los Beatles fueron traídos a Estados Unidos como parte de un experimento social que sometería a grandes grupos de población a un lavado de cerebro del que no serían ni siquiera conscientes>>. <<Pocos entendían cómo la llegada de los Beatles a Estados Unidos conllevaría un cambio total de paradigma y provocaría un desastre cultural para toda una generación de estadounidenses>>. He aquí el fenómeno mundial que más adelante se conocería como “beatlemanía”.

Hay mucho más, pero se me acaba el espacio. Repito, ni quito ni pongo rey, ni discuto las cualidades y genialidad que hicieron a una poderosa organización fijarse en estos muchachos para llevar a cabo su experimento. Solo pretendo entretenerles éste sábado con algo curioso e interesante que cuentan periodistas y biógrafos y que, mire usted por dónde, hoy me ha venido a la cabeza.

Pero aviso: este es sólo un experimento más de los muchos a los que se nos somete a las sociedades de todo el mundo, por parte de los que intentan crear el Gobierno único en la sombra.

Y si no se lo creen, peor para ustedes. Ojos que no ven…

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca