Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

De feria en feria y tiro porque me toca

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
De feria en feria y tiro porque me toca

Antonio García

Leo en el Faro de Hellín digital del 11 de Agosto que el concejal de turismo de nuestro Ayuntamiento, don Javier Morcillo (edil todoterreno, lo cual le honra) dio a conocer el programa viajero de nuestra ciudad, que va a llevar a los escaparates más importantes de España las excelencias de nuestro territorio. Seremos presentados, conocidos y promocionados en la flor y nata de las ferias turísticas del país, codeándonos con las élites de esta afamada industria española que tantas veces salva nuestro maltrecho PIB nacional. Y así, de la mano de don Javier, don Ramón y los demás que se apunten, mostrarán al mundo lo que Hellín ha hecho y hace para enseñarles que, con una mano delante y otra detrás, en esto del desarrollo turístico nos las sabemos todas.

Mas, queridos conciudadanos, esto es más de lo mismo. Lo de siempre. O sea, ná. O casi ná. O muy poquico. Me explico.

Para un empresario, montar un stand en la feria del sector correspondiente es lo último. Es el colofón de un largo proceso que le ha exigido sacrificio, conocimientos estudio, diseño, colaboraciones, preparación, inversión en infraestructuras, dotaciones, equipamientos, etc., etc. Y al final, cuando todo está listo y en su punto para vender el producto, se gasta la pasta gansa en ese escaparate que supone la feria sectorial. Que es precisamente todo lo que no se ha hecho aquí.

Dese el 1998, por azares de la vida, tuve la oportunidad de conocer el mundo del turismo y las ferias. Llevo a las costillas una cuantas. Y tuve, año tras año, la oportunidad de trabajar en la elaboración de folletos turísticos. Y patearme la comarca guiando a fotógrafos cuyo material ilustraría nuestros soportes publicitarios. Confieso que me apasionó. Y me enamoró aún más de mi tierra. De ustedes y mía. De la misma manera que, afortunadamente, pude hacer diferentes cursos de formación turística y tragarme, con sumo gusto, algunos libros sobre el tema. ¡Ah!, y viajar a gastos pagados, que todo hay que decirlo, pues todo ello formaba parte de mi trabajo.

El turismo es una industria, donde se ofrece un producto a cambio de un precio. En nuestro caso, los lugareños podemos considerar que nuestra comarca es un diamante, pero un diamante en bruto, que gran parte de nuestra población ni conoce ni valora. Y como todos ustedes saben, los diamantes no salen al mercado si tallar. Es decir, que recursos tenemos, materia prima suficiente para elaborar lo que se llama un “destino turístico”. Pero esos elementos con capacidad de atracción no están “puestos en valor”. Y me van a perdonar que no meta nuestra Semana Santa de Interés Turístico Universal en este paquete. Ahí ya está todo hecho, salvo conseguir que cada año, cuando finaliza, ningún hellinero se queje de algo, empezando por la Federación de Hermandades.

A nuestros “recursos” turísticos se les puede sacar mucho partido, pero por sí solos no bastan. Son de tal índole, que necesitan una cuidadosa y laboriosa preparación para ponerlos a la venta y generar ingresos que nutran las arcas del sector privado empresarial, que es de lo que se trata. Y lo dije, lo digo y lo mantengo que nuestros posibles emprendedores, nuestros empresarios necesitan la iniciativa, la máquina motora de una corporación que sepa hacer estas cosas y esté dispuesta a hacerlas. Es decir, que sepa “dinamizar”. Cosa que hasta ahora, brilla por su ausencia. Solo hay un caso en Hellín que, por iniciativa privada, y luchando contra la burocracia y otras zancadillas, ha apostado en firme: La Escarihuela, en Agramón. Una iniciativa envidiable y unas admirables personas.

La mayoría de los destinos turísticos tienen un elemento destacable que sirve de enganche y arrastre a los demás. En nuestro caso el Parque Arqueológico del Tolmo de Minateda, con sus restos arqueológicos y sus pinturas rupestres. Pues casualmente, en este periplo ferial que se avecina, no se va a presentar, ¡porque está cerrado! ¡No se puede visitar! Es para reír o para llorar, elija cada cual. Visitar el Abrigo Grande de Minateda –ya lo dije en un artículo en Abril de 2015- requiere dotes de escalador. El eremitorio de la Camareta, o te llevas tu escalera larga “para subir al cielo”, o te quedas con un palmo de narices. En nuestros pantanos, no se pueden

hacer deportes acuáticos, porque a la Confederación Hidrográfica no le sale de los cojones, y nadie ha hecho al respecto la más mínima gestión. Nuestras iglesias (magníficas) están cerradas, sin que exista un programa de apertura para cualquier visitante a cualquier hora del día. Nuestro museo de Semana Santa (¿…?) es el ridículo más espantoso y el colmo de los fracasos. El sin par y atractivo casco histórico de la ciudad, sufriendo la penuria de los siglos, la despoblación y el abandono. Y no sigo porque mi espacio en el periódico no da para más. Pero nuestras corporaciones municipales, ni saben ni se dejan. Ahora han tenido la genial idea de poner la Oficina de Turismo en la primera planta del Ayuntamiento, ¡como si no hubiera sitios más emblemáticos y adecuados!

La planificación de un municipio turístico, para empezar, requiere una corporación con las ideas claras, y un compromiso unánime y firme –hasta por escrito- de todos los partidos en apostar por una política de desarrollo turístico que jamás caerá del cielo, que requerirá conocimientos, trabajo, planificación y colaboración de especialistas de ser necesario. Y bastante más humildad y amor a Hellín. Y no ponerse medallas por llevar a todas partes folletitos, cuando la masa de los mantecaos aún está cruda. Éste es el único banderín de enganche que, con un firme compromiso y bien mostrado a los ciudadanos, podrá despertar el lanzamiento de la insustituible iniciativa privada, que es la única que en realidad crea riqueza.

Y cuando quieran, lo discutimos.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca