Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Beatriz Esteban reclama un Archivo Municipal digno

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Beatriz Esteban reclama un Archivo Municipal digno

La archivera se muestra partidaria a que se traslade al actual Museo Comarcal

El Espectador

Desde hace varias semanas, el Archivo Municipal y, lógicamente, su responsable, Beatriz Esteban, se han visto envueltos en una agria polémica que surgió a raíz de unas declaraciones del alcalde de la ciudad, el socialista Ramón García, anunciando la intención de su equipo de gobierno de trasladar la mayoría del contenido del Museo Comarcal , ubicado en la calle Benito Toboso, al Museo de Semana Santa, y dejar el edificio, solamente para exposiciones temporales y la nueva ubicación del Archivo Municipal de la Cuesta de los Caños, que pervive en un viejo e inadaptado edificio, con una galopante humedad, sin la temperatura necesaria para conservar los documentos en las mejores condiciones por falta de calefacción controlada, sin ningún tipo de accesibilidad para personas con merma de su capacidad física y por si fuera poco, unas bodegas apuntaladas, con grave peligro de cualquier tipo de incidencia.

Hubo muchas voces que se mostraron en contra de esta decisión, y de las palabras de Ramón García que calificó al actual Museo Comarcal de obsoleto y de “un mero escaparate”, entre ellas la de los portavoces de algunos partidos políticos con representación en el Ayuntamiento, como María Jesús López, en nombre de Ciudadanos, que vieron un despropósito realizar esta maniobra, y avisó con una moción y una recogida de firmas, argumentando que si se llevase a cabo el proyecto, Hellín se vería privado de un Museo que tanto trabajo costó abrir, y que no es, precisamente, una ciudad que le sobren centros culturales de estas características, Asimismo alegó la posibilidad de que el Archivo se pudiera trasladar a otro edificio municipal, apuntando al Convento de San Francisco, mientras otros señalaban el viejo edificio de la plaza de España, donde en la actualidad es solamente utilizado por la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), o la Casa de Matilde Izquierdo, cuando se desplacen a otros edificios algunas de sus dependencias.

Sobre el Archivo Municipal, al que desde este semanario visitamos, con asiduidad, como ya hemos dicho en otras ocasiones, también creemos que lo que es verdaderamente necesario para Hellín desmantelar este edificio, donde, cualquier visitante que llegue a la ciudad, y necesite algún documento o información, seguro que no podría entender cómo se puede llamar a estas dependencias Archivo Municipal.

Pésimas condiciones de trabajo

Para conocer de primera mano algunas de estas características hemos entrado en contacto con Beatriz Esteban, para que ustedes se den cuenta de las condiciones en que trabaja en este archivo; decirles que en ocasiones, cuando son más de dos las personas que acuden a consultar cualquier asunto, ella tiene que ceder su asiento en uno de esos cutrichiles, para que el visitante pueda trabajar con un mínimo de comodidad.

El archivo además de este edificio tiene otro anexó que está situado en la Avenida de la Constitución y es conocido como “El Rulo”, que se está utilizando en la actualidad como almacén, pues las dependencias del de la Cuesta de los Caños, ya hace tiempo que han agotado su capacidad y allí no cabe ni un folio más.

Por ello, nos contaba Beatriz, que si en alguna ocasiones les solicitan uno de los documentos que se encuentran en “el Rulo”, tienen que recordar la famosa frase de Mariano José de Larra “Vuelva usted mañana” y no precisamente por holgazanería de los funcionarios.

Por otro lado la responsable se muestra decididamente partidaria a que se haga el referido traslado, una decisión que se debió tomar hace tiempo, el mismo que ella viene reclamando por un lugar con espacio suficiente, donde no le pueda suceder lo lamentable que es de tener que rechazar donaciones por la imposibilidad de acogerlos en estas instalaciones municipales.

Ya haciendo un rápido repaso sobre los contenidos actuales nos hablaba de los primeros documentos que se recogen datan de 1559: una escritura de compraventa de la familia Valcárcel, como también los libros de actas del Ayuntamiento desde 1864, recordando la circunstancias que debieron ocurrir en 1844 cuando un archivero municipal realizó un inventario donde estaban incluidos los libros de esas sesiones desde 1570, hasta el año nombrado de 1864, y todo está desaparecido.

“Ante estas infortunadas circunstancias me siento impotente y llena de rabia pues con estas desapariciones se ha perdido parte de memoria de la ciudad”, argumentando su reclamación para que nunca pueda suceder lo mismo y los responsables políticos vean lo necesario que es tener unas instalaciones apropiadas y dignas.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca