Periódico con noticias de última hora, multimedia, álbumes, ocio, sociedad, servicios, opinión, actualidad local, economía, política, deportes…

Atlantis de Rafa

Article   0 Comments
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Atlantis de Rafa

Por Sol Sánchez

Hace un año que mi querido primo Raúl abrió las puertas de un bar de copas llamado “Atlantis de Rafa”, situado cerca de los Cuatro Caminos en la antigua Bolera. Un bar que esconde una hermosa historia llena de humanidad y esfuerzo. Un lugar que merece ser visitado.

Me gustan los sitios que no han sido creados porque sí. Esos lugares cuyas entrañas tienen un mensaje, un aliciente para seguir y para triunfar.

“Atlantis de Rafa” nació por la pérdida de Rafa Morcillo Sánchez. Ese niño rubio con flequillo tapándole los ojos que correteaba por el campo y con el que junto a mis hermanos, nos bañábamos en la piscina en verano, y jugábamos en la casona de nuestros abuelos en las tardes de invierno. Ese joven que un día decidió dedicarse a la hostelería, consiguiendo el objetivo de tener su propio negocio y una hija preciosa. Rafa demostró ser una persona muy digna. Llevó una cruel enfermedad como los guerreros victoriosos que van en silencio a una batalla. Y nos enseñó su fortaleza, su fuerza de voluntad, su energía. Meses sin debilitarse, sin resquebrajarse, sin parecernos vulnerable…, hasta que un día se nos fue por la puerta grande sin hacer ruido, se fue a trazar nuevos rumbos. Seguro que se llevó los recuerdos y todas las experiencias vividas aquí, y seguro que desde ese lugar privilegiado y etéreo, ayuda a las personas que lo quieren a mitigar el dolor de su ausencia. Su hermano Raúl, cogió hace un año el testigo y abrió este bar dedicado a Rafa, un lugar en el que al entrar y ver las fotografías de Rafa, entendemos que cada uno de nosotros, tras las perdidas, comenzamos a escalar nuestra propia montaña. La música que suena en ese espacio para bailar, nos grita que las tempestades arrecian, que las tormentas remiten y que el sol vuelve a brillar dejando paso a la huella de grandes personas como Rafa y Raúl Morcillo. Estas Navidades estuve allí y me encantó. Sentí algo diferente en mi interior. Fue como una confluencia de emociones, al valorar el gran tributo, el valor y los sueños.

Me gustan los lugares con historias, esas que nos hacen pensar, preguntarnos cosas y sacar conclusiones de vida. Me gusta la gente como Raúl, que se agarra a su hermano para no dejar que se vaya. Que escribe su nombre en letras grandes y fluorescentes. Que amplia un sueño que era de Rafa y quizá a Raúl no le pertenece. Me apasiona la gente que demuestra humanidad. Adelante Raúl, mereces llegar lejos y que “Atlantis de Rafa” siga navegando sin vientos y

mareas. Somos muchos los amigos y hellineros que te apoyamos. Prepara un café para mí y bailaremos en esa pista de baile recordando a nuestro primo, amigo y hermano: Rafa Morcillo Sánchez, el mismo que se asomará cada tarde desde la torre más alta de su castillo para verte brillar.

Article   0 Comments
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Hemeroteca